Inicio / 1001 Batallas / 1001 batallas que cambiaron la historia – Batalla de Molodi (1572 d.c.)

1001 batallas que cambiaron la historia – Batalla de Molodi (1572 d.c.)

Antecedentes

En 1.569, los enemigos de Rusia concluyeron la unión de Lublin, por el que Polonia y Lituania se unieron formando la Mancomunidad. Ese mismo año, el khan Devlet I Giray de Crimea y el imperio Otomano iniciaron negociaciones y concluyeron una alianza militar con los polaco-lituanos contra Moscú. A esto le siguió una campaña fallida del ejército turco-tártaro contra Astracán, que, a favor de los aliados occidentales, desvió a las fuerzas armadas del estado de Moscú a la defensa de las fronteras del sur.

En 1.570 Rusia y el imperio Otomano, firmaron un pacto de no agresión, por lo que no se enfrentaron directamente, pero alentaron a que el khan de Crimea realizase ataque contra los rusos.

El ataque de Devlet-Giray a Moscú no fue una sorpresa para el zar ruso. Sabía perfectamente que el rey polaco Segismundo-Augusto y el sultán turco alentaban a los tártaros para que atacaran. En las últimas dos décadas, el principado de Moscú había construido “Zaséchnaya chertá” (Línea de Abatís) y fortaleció fuertemente sus fronteras con los ataques de los tártaros. Bajo Iván el Terrible, había dos líneas: una avanzada entre la región de Meshchora y los bosques de Briansk, y otra en retaguardia que seguía el curso del río Oká. En ellas se colocaron muchas fortalezas de madera, algunas de las cuales más tarde se convirtieron en ciudades; las ciudades fronterizas de Tarusa, Loposnya, Kashira, Serpukhov fueron fortificadas significativamente; los monasterios de piedra fueron reconstruidos como puntos de defensa y un lugar de protección para los residentes locales. Tras la conclusión de la paz con Polonia, las grandes fuerzas rusas (hasta 50.000) se concentraron en tres regimientos a lo largo de la frontera sur del reino: en el río Oka, en Kolomna, y en Kashira y Serpukhov.

En la primavera de 1.570, los regimientos fronterizos rusos liderados por el gobernador Mikhail Vorotynsky rechazaron el ataque de la caballería de Crimea de 50.000 efectivos, mandados por el futuro khan Mohamed II Giray, que avanzaba hacia Riazán y Kashira. El 21 de mayo, los atacantes fueron atacados durante la noche en Zaraysk, siendo derrotados y expulsados de la frontera rusa, siendo perseguidos durante mucho tiempo, siendo numerosos los prisioneros capturados. En otoño, el kalga Alp-Giray al mando de unos 7.000 efectivos entre los que había nogayos y de Azóv, atacaron la zona de Novosil.

El 26 de julio de 1.572, el cuerpo principal del ejército turco-tártaro, llegaron al río Oka, en la otra orilla se encontraba desplegado el ejército ruso, con la infantería en el centro ocupando las tres posiciones anteriormente mencionadas, y la caballería en las alas. Los tártaros desplegaron en frente y se prepararon para cruzar el río.

En la noche del 27 de julio, una parte del ejército tártaro mandado por el principal asesor militar de Khan, Divey-mirza “subió” por el río Oka con 20.000 tártaros nogayos, y donde nadie los estaba esperando, y cruzó el río cerca de la aldea de Drakino, en el vado de Senkin (21 versos de Serpukhov y 5 versos de la confluencia del río Oka y Lopasni, frente a la aldea Nikiforova), derrotando al pequeño regimiento (2.000) de la derecha mandado por el futuro héroe de Pskov, el príncipe Iván Petrovich Shuisky.

En la noche del 28 de julio de 1.572, todo el ejército tártaro de Crimea cruzó el Oka.

El khan Devlet-Giray siguió el camino de Serpukhov a Moscú, pasando por alto a Tarusa y Serpukhov desde el este, dejando de lado el regimiento de la derecha ruso mandado por el príncipe Nikita Romanovich Odoyevsky y Fyodor Vasilyevich Sheremetev después de la sangrienta batalla en la cabecera de la Nara. Detrás de los tártaros, el regimiento avanzado de los príncipes Khovansky y Khvorostinin se movió, esperando un momento conveniente para atacar. Detrás del gran Regimiento avanzado, estaba el ejército de Mikhail Vorotynsky, que se encontraba en Serpukhov, quién dejó sus posiciones en la “orilla” y se dirigió a Moscú tras la horda de Crimea, tratando de cortar su retirada.

El 29 de julio, Devlet-Giray se estableció para descansar en una zona pantanosa a 7 kilómetros al norte del río Pakhra, cerca del actual Podolsk.

El 30 de julio, en el río Rozhay, cerca de la aldea de Molodi, el regimiento de vanguardia de los príncipes Khovansky y Khvorostinin alcanzaron a la retaguardia tártara, a 45 millas (60 kms) de Moscú, cerca de la aldea de Molodi, el regimiento de Khvorostinin comenzó una batalla con la retaguardia tártara, mandada por los hijos de Khan con caballería selecta.

El ejército ruso se había instalada en una colina y la rodeó con de zanjas excavadas. Al pie de la colina más allá del río Rozhay situó 3.000 strelsi en la vanguardia, la caballería cubría los flancos y en la retaguardia se instaló un gulay gorod o fortaleza móvil con mosquetes y cañones. Al ir al asalto, varias decenas de miles de tártaros hicieron retroceder a los strelsi, que se refugiaron en el gulay gorod, pero al intentar capturarlo, sufrieron grandes pérdidas y se retiraron.

Batalla de Molodi (28 de julio al 2 de agosto de 1.572)

Devlet Giray envió 12.000 guerreros para ayudar a sus hijos. El regimiento del príncipe Khvorostinin, con dificultad pudo resistir los ataques del enemigo tres veces más numeroso, pero finalmente se retiró al gulay gorod o fortaleza móvil, y con una rápida maniobra sus guerreros se abrieron a ambos lados, conduciendo a los tártaros a un fuego de artillería mortal desde el gulay gorod. “Muchos tártaros fueron alcanzados“.

Delvet-Giray se vio obligado a detener el ataque a Moscú y, temiendo un ataque por retaguardia, ya que los rusos le seguían, regresó con la intención de aplastar al ejército de Vorotynsky, éste retrocedió y se refugió en el cuerpo principal ruso que se encontraba en Molodi.

El 31 de julio, todo el ejército de Devlet-Giray se dirigió al asalto del gulay gorod. Ordenó a sus soldados que desmontaran y atacaran a los rusos junto con los janizaros. El asalto feroz duró todo el día. En el contraataque todas las tropas rusas tomaron parte en la batalla, excepto el regimiento que se quedó custodiando el gulay gorod, el líder de los nogayos, Tereberdey-mirza fue muerto durante el asalto, la súbita carga de la caballería rusa cargó sobre su escolta, obligándola a huir, y Tereberdey murió luchando.

El 1 de agosto, el Devey-mirza condujo a los tártaros al asalto. Después de unos pocos ataques fallidos e intentando en vano entrar en el gulay gorod, el señor de la guerra tártaro con un pequeño séquito hizo un reconocimiento para identificar los puntos más débiles de la fortaleza móvil rusa. Los rusos hicieron una salida. Devar, que había comenzado a irse, su caballo tropezó y cayó. El segundo hombre después de Khan en el ejército tártaro fue capturado por el boyardo de Suzdal, Iván Shibaev, hijo de Alalykin. “La posición de los tártaros se hizo más débil que antes, y los rusos asaltaron y, salieron, lucharon y en esa batalla vencieron a muchos tártaros“. En este día, las tropas rusas capturaron a muchos prisioneros. Entre ellos se encontraba el príncipe tártaro Shirinbak.

Gulay gorod o fortaleza movil rusa

El 2 de agosto, Devlet-Giray reanudó el asalto del gulay gorod, tratando de recuperar Divey-mirza, el asalto sería realizado por los jenízaros y los jinetes de élite pie a tierra. Durante el asalto, el gran regimiento de Vorotynsky abandonó en secreto el gulay gorod y, avanzando por el fondo de un barranco detrás de la colina, se situó en la retaguardia del ejército tártaro. Durante el ataque, muchos tártaros consiguieron poner sus manos sobre las inestables planchas de madera del gulay gorod, pero murieron allí mismo. El regimiento del príncipe Dimitry Khvorostinin con artillería y los reiters alemanes que permanecieron en el gulay gorod a la señal acordada enviaron una descarga de disparos, salieron de las fortificaciones y nuevamente comenzaron una batalla, durante la cual el gran regimiento del príncipe Vorotynsky golpeó la retaguardia tártara. El ejército tártaro fue completamente derrotado, según algunas fuentes, el hijo y el nieto de Devlet Giray, así como los 7.000 jenízaros, fueron muertos. Los rusos se apoderaron de muchas tiendas de campaña, el tren de bagajes, la artillería e incluso armas personales de Khan.

En la noche del 3 de agosto, la horda se retiró apresuradamente hacia el sur, perseguida por la caballería rusa.

Todo el día siguiente, los restos de los tártaros huyeron hacia el río Oka, siendo atacados dos veces y destruyendo la retaguardia de Devlet-Giray, quien llevó de vuelta a Crimea solo la quinta parte de los guerrero que habían participado en la campaña. Según otras fuentes, solo 20.000 tártaros regresaron a Crimea. Andrei Kurbsky escribió que después de la batalla de Molodi, los turcos, que caminaban con los tártaros, “desaparecieron y no regresaron, ni uno a Estanbúl.

El 6 de agosto, Iván el Terrible se enteró de la victoria de Molodi. El 9 de agosto, le llevaron a Divey-mirza a Novgorod.

Devlet Giray huyó a Crimea y desde el camino envió una carta a Iván IV, en la que no reconoció su derrota completa. Reprochaba a Grozny haber violado el acuerdo previo sobre Kazán y Astracán, tratando de convencer a Ivan IV de que los miles de soldados tártaros que marcharon a Rusia, iban con las mejores intenciones. Y solo la voluntad propia de los boyardos rusos y el gobernador, que comenzó la batalla, impidió una solución pacífica de la situación.

Secuelas de la batalla de Melodi

Más de 100.000 personas murieron y resultaron heridas en ambos bandos. La batalla en la aldea de Molodi se convirtió en un punto de inflexión en las relaciones entre Rusia y el khanato de Crimea. Sería la última gran batalla de Rusia con la Estepa. Aunque durante su reinado, Devlet Giray y sus hijos atacaron constantemente las tierras de Moscú, las incursiones solo terminaron en saqueo y en la captura de prisioneros, pero no se produjeron capturas territoriales.

Gracias a la victoria en la batalla de Molodi, Iván el Terrible destruyó la oprichnina, que resultó ser una institución inútil en esa batalla en particular. El Zar destituyó a los jefes principales y prohibió que se pronunciara la palabra “oprichnina“.

Sin embargo, la batalla de Molodi terminó la carrera militar de uno de los comandantes rusos más talentosos del siglo XVI, el príncipe Mikhail Vorotinsky, un veterano de las campañas de Kazán y Astracán, comandante en jefe de todas las tropas de la frontera sur de Moscovia, el verdadero salvador de Rusia en 1.572. El zar “agradeció adecuadamente” a su héroe: menos de un año después de la victoria, Iván el Terrible acusó a Vorotynsky de participar en un complot, lo metió en la cárcel, lo torturó personalmente y medio muerto lo envió al exilio a Beloozero. Habiendo viajado a pocos kilómetros de Moscú en un convoy, Vorotinsky murió a causa de sus heridas.

El segundo héroe de la batalla Dimitry Ivanovich Khvorostinin logró sobrevivir y continuó su servicio al hijo de Iván el Terrible, Fyodor Ivanovich.

En el mismo año, las tropas de Dimitry Khvorostinin derrotaron a los 20.000 efectivos suecos de Gustav Banner.

El khanato de Crimea perdió para siempre su autoridad anterior ante los ojos de su principal aliado, el imperio Otomano. Cuando Selim II murió en 1.574, el nuevo sultán turco Murad III decidió enviar un embajador especial a Moscú (sin pasar por Crimea) con una notificación sobre la muerte de Selim II y su adhesión. Fue un signo de reconciliación, especialmente agradable para Rusia, ya que el predecesor de Murad III, su padre Selim II, no consideró necesario informar al gobierno de Moscú sobre ningún evento turco.

Prueba también con

La realidad mitológica del anillo de oro del rey Minos

Durante los últimos dos siglos, desde que los arqueólogos han estado excavando activamente en el …