Inicio / Artículos / El cráneo secreto de Pakal el Grande: ¿un encubrimiento académico?

El cráneo secreto de Pakal el Grande: ¿un encubrimiento académico?

En 1952, en lo profundo de los humeantes bosques de cedro y caoba del sur de México, y después de cuatro años de arduo trabajo, el arqueólogo Alberto Ruz Lhuillier finalmente terminó de quitar los escombros de la escalera para acceder a la tumba oculta de Pakal el Grande. Al encontrar el sarcófago intacto del gobernante maya, Ruz pasó a la historia por haber realizado el descubrimiento más espectacular jamás descubierto en Mesoamérica, sin rival hasta el día de hoy. Ruz describió la fascinante cámara funeraria en su diario:

“De las sombras oscuras emergió un espectáculo de cuento de hadas, una visión fantástica y trascendental de otro mundo. Parecía una cueva mágica esculpida en hielo, las paredes relucientes y brillantes como cristales de nieve… Daba la impresión de una capilla abandonada. Figuras de estuco en bajorrelieve caminaban por las paredes. Entonces mis ojos miraron al suelo, que estaba ocupado casi por completo por una enorme piedra tallada perfectamente conservada”.

Templo de las Inscripciones, Palenque donde se encontró el sarcófago de Pakal. (fergregory / Adobe Stock)

Templo de las Inscripciones, Palenque donde se encontró el sarcófago de Pakal. (fergregory / Adobe Stock)

El misterioso sitio ahora conocido como Palenque, ha estado inmerso en conflictos tanto en tiempos antiguos como modernos. La pirámide escalonada dentro de la cual se descubrió el sarcófago de Pakal se conoce hoy como el Templo de las Inscripciones debido a los ornamentados glifos iconográficos que lo adornan. Estos glifos fueron finalmente descifrados en los años setenta y cuentan historias siniestras de guerras y sacrificios humanos.

Junto al Templo de las Inscripciones hay otra pirámide escalonada menos impresionante, llamada Templo XIII, en la que se descubrió otra cripta de dignatarios mayas en 1994. La identidad de la mujer misteriosa sigue siendo controvertida ya que no hay glifos discernibles en su pirámide, sarcófago o dentro de la tumba de ella. Se la conoce simplemente como la Reina Roja, debido a la gruesa capa de cinabrio (polvo de mineral de mercurio) que cubría sus huesos, idéntica al cinabrio encontrado en los restos de Pakal.

Esqueleto de la Reina Roja (Bill Bell / ontheroadin.com)

Esqueleto de la Reina Roja (Bill Bell / ontheroadin.com)

Un sitio de controversia constante

Los enigmas y las controversias se acumulan tan rápidamente en Palenque que es difícil mantenerse al día. Las espectaculares estructuras megalíticas en sí sorprenden. Supuestamente fueron construidos por personas que tenían conocimientos avanzados de astronomía, pero que solo tenían herramientas básicas de piedra y no habían podido inventar la rueda. Palenque es el hogar, según los principales académicos, del acueducto presurizado más antiguo del mundo y su propósito es un completo misterio.

Se han descubierto túneles de agua subterráneos directamente debajo del Templo de las Inscripciones, que reflejan los descubrimientos recientes en el igualmente extraño sitio azteca de Teotihuacan, conocido como “el lugar donde los hombres se convierten en dioses”. Las cámaras funerarias de ambas élites mayas son extrañas en términos del polvo de sulfuro de mercurio y las estalactitas de cristal / minerales descritas por Ruz. Todo esto, y más, ha despertado a la comunidad aficionada de la historia alternativa que insiste en que cuando se gira horizontalmente, el ícono en la tapa del sarcófago de Pakal lo representa operando lo que dicen que puede ser un vehículo interestelar.

La gran tapa del sarcófago tallada descubierta en el Templo de las Inscripciones se ha interpretado dentro de la pseudoarqueología como una imagen de Pakal operando un vehículo interestelar. Erich von Däniken lo usó como evidencia del contacto extraterrestre con los antiguos mayas en su libro Chariots of the Gods (Asaf Braverman / Flickr)

La gran tapa del sarcófago tallada descubierta en el Templo de las Inscripciones se ha interpretado dentro de la pseudoarqueología como una imagen de Pakal operando un vehículo interestelar. Erich von Däniken lo usó como evidencia del contacto extraterrestre con los antiguos mayas en su libro Chariots of the Gods (Asaf Braverman / Flickr)

Dibujo lineal de la tapa del sarcófago descubierto en el templo de las inscripciones. (Madman2001 / CC BY-SA 1.0)

Dibujo lineal de la tapa del sarcófago descubierto en el templo de las inscripciones. (Madman2001 / CC BY-SA 1.0)

Palenque no solo fue testigo de combates mortales, secuestros rivales y asesinatos rituales en la antigüedad, sino que hoy es una zona de guerra intelectual. Dentro de la comunidad académica convencional, dos facciones principales surgieron en acalorados debates sobre la información biográfica decodificada de los glifos y los análisis antropológicos de los restos. Los epigrafistas desafiaron los hallazgos originales alcanzados por los antropólogos físicos una vez que descifraron el léxico maya y pudieron recuperar información biográfica básica sobre el gobernante enterrado allí. Hubo dos puntos principales de discordia. Por un lado, estaba la edad de Pakal, ya que los glifos indican que tenía más de ochenta años, mientras que los antropólogos creían que rondaba los cuarenta. Por otro lado, su falta de deformidades anatómicas dio lugar a preguntas, ya que los epigrafistas insistían en que la iconografía de todo el linaje de Pakal revelaba que esta clase dominante era portadora de rasgos genéticos únicos transmitidos de generación en generación.

Icono del gobernante maya que muestra rasgos físicos únicos en comparación con los mayas comunes. (visiblelanguagejournal.com)

Icono del gobernante maya que muestra rasgos físicos únicos en comparación con los mayas comunes. (visiblelanguagejournal.com)

FUENTE – VER NOTICIA COMPLETA

https://www.ancient-origins.es/palenque

Prueba también con

A SANGRE FRÍA (In cold blood), Richard Brooks, 1967 por Raul Sanchidrian

A SANGRE FRÍA (In cold blood), Richard Brooks, 1967 por Raul Sanchidrian

Alrededor de las once y media del 14 de noviembre de 1959, Perry Smith y …