Inicio / 1001 Batallas / 1001 batallas que cambiaron la historia – Conquista portuguesa de Goa (1510 d.c.)

1001 batallas que cambiaron la historia – Conquista portuguesa de Goa (1510 d.c.)

Fallado el ataque a Calicut, Albuquerque se apresuró a formar una poderosa armada, reuniendo 23 naves, 1.200 hombres, 400 marineros portugueses, 220 auxiliares malabareses de Cochín y 3.000 “esclavos combatientes”.

La expedición zarpó hacia el mar Rojo a fines de enero de 1510, el 6 de febrero anclaron en Canannore y en monte de Eli. En el monte de Eli, Albuquerque convocó a sus capitanes a su buque insignia, la carraca Flor de la Mar, donde reveló el objetivo de la expedición: tenía órdenes del rey Manuel I para subyugar a Ormuz, pero viendo que los mamelucos estaban armando una flota en el Suez, consideró desviarse de la línea acción original y destruirla antes de que estuviera lista.

La flota se dirigió allí, cuando estaban anclados el poderoso corsario malabareño, Timoja (Thimayya) al servicio de reino de Bisnaga. Le dijo a Albuquerque que sería peligroso partir hacia el mar Rojo, ya que en la cercana ciudad de Goa estaban los restos de la expedición mameluca destruida en la batalla de Diu se estaban reagrupando y adquiriendo barcos nuevos, pero dada la enfermedad del sultán Hidalcão y la guerra entre los sultanatos del Decán, la ciudad apenas estaba defendida. Timoji propuso a Albuquerque su apoyo para capturar la ciudad. Tras reunirse con sus capitanes, Albuquerque los convenció de que era crucial que atacaran a Goa, que además era el mejor puerto comercial de la región, que almacenaba caballos árabes para los sultanatos del Decán.

Primer ataque portugués a Goa

El primer ataque a Goa tuvo lugar del 4 de marzo al 20 de mayo de 1.510. Tras una primera ocupación, sintiéndose incapaz de asegurar la ciudad dado el mal estado de sus fortificaciones, la contracción del apoyo inicial de la población hindú y la insubordinación entre los suyos después de un fuerte ataque de Ismail Adil Shah, Alfonso de Albuqerque rehusó un acuerdo ventajoso de paz y la abandonó en agosto. La flota destrozada y una revuelta palaciega en Cochín dificultaban su recuperación. Cuando llegaron nuevos navíos del reino se destinaron a Malaca, bajo el mando del fidalgo Diego Mendes de Vasconcelos, quien había sido dado el mando rival de la región.

El 16 de febrero, la armada portuguesa navegó hacia las aguas profundas del río Mandovi. Apoyados por 2.000 hombres de Timoja, los portugueses desembarcaron tropas al mando de Antonio de Noronha y asaltaron el fuerte de Pangim, defendido por el mercenario turco Yusuf Gurgij y una fuerza de 400 hombres. Yusuf fue herido y se retiró a la ciudad y los portugueses capturaron el fuerte junto con varias piezas de artillería de hierro. En Pangim, Albuquerque recibió enviados de las figuras más importantes de Goa, y propuso la libertad religiosa y la reducción de impuestos si se negaban a ayudar a los musulmanes. A partir de entonces declararon su apoyo total a los portugueses y Albuquerque ocuparon formalmente Goa el 17 de febrero de 1.510 sin resistencia.

En la ciudad, los portugueses encontraron más de 100 caballos pertenecientes al gobernante de Bijapur, 25 elefantes y barcos nuevos parcialmente terminados, lo que confirma la información de Timoja sobre los preparativos del enemigo. Por su ayuda, fue nominado tanadar-mor (el jefe recaudador de impuestos y representante de los pueblos indígenas) de Goa.

Albuquerque reafirmó que la ciudad no debía ser saqueada y que los habitantes no serían dañados, bajo la pena de muerte. Reunió a los orfebres y cambiadores de dinero de Goa para crear una casa de moneda y ordenó que la moneda antigua se fundiera en cruzados portugueses, vinténs y monedas de cobre. Fueron distribuidos a lo largo de un desfile a través de las calles de la ciudad.

Esperando represalias del sultán de Bijapur, Albuquerque comenzó a organizar las defensas de la ciudad. Se repararon las murallas de la ciudad, se expandió el foso que se llenó con agua y almacenes de armas y se almacenaron suministros. Las naves debían ser terminadas y puestas al servicio portugués, y los cinco puntos de paso a la isla: Banastarim, Naroá, Agaçaim, Passo Seco y Daugim, fueron defendidos por tropas portuguesas y malabares, con el apoyo de varias piezas de artillería.

Al mismo tiempo, Albuquerque envió al fraile Luiz do Salvador por delante de una embajada a la corte del vecino imperio hindú de Vijayanagara, con la esperanza de obtener una alianza contra Bijapur.

Contraataque de Adil Shah (1.510)

Sin conocimiento de Albuquerque, Adil Shah acababa de acordar una tregua con el imperio Vijayanagara, y podía desviar a muchas más tropas de lo que se esperaba para recuperar la ciudad. A tal efecto, envió a un general turco, Pulad Khan, con 40.000 tropas, que incluían muchos mercenarios persas y turcos experimentados, que derrotaron a las tropas de Timoja en tierra firme. Ismail Adil Shah después instaló su tienda real en el vado de Benastarim, esperando que el monzón atrapara a los portugueses antes de dar a Pulad Khan la orden de asaltar la isla.

Albuquerque fue informado de este plan a través del renegado portugués Juan Machado, quien era entonces un capitán prestigioso en el servicio de Adil Shah, aunque permaneció cristiano. Fue enviado a convencer a sus compatriotas de que se rindieran o huyeran. Confiando en la fortaleza de su posición defensiva, Albuquerque rechazó las proposiciones de Machado. Machado también le dijo a Albuquerque que Ismail mantenía contacto con los musulmanes dentro de la ciudad, quienes le informaron sobre los números y movimientos portugueses.

Con la llegada de las lluvias monzónicas, sin embargo, la situación portuguesa se volvió crítica: el clima tropical se cobró una gran cantidad de vidas portuguesas, los alimentos se deterioraron y los portugueses se estresaron demasiado para contener al ejército musulmán. Bajo estas condiciones, Pulad Khan lanzó un gran asalto el 11 de mayo, cruzando el vado de Banastarim durante la marea baja en medio de una fuerte tormenta, abrumaron rápidamente al pequeño número de tropas portuguesas. Cuando las defensas se desmoronaron, estalló una revuelta musulmana en las afueras de Goa mientras los portugueses se retiraban apresuradamente a las murallas de la ciudad con la ayuda de sus aliados hindúes pero abandonaron varias piezas de artillería junto al río.

Al día siguiente, Pulad Khan ordenó un asalto contra la ciudad pero fue repelido. Entonces Albuquerque recibió la información del fraile Luiz sobre la tregua entre Bijapur y Vijayanagara, y pasó el resto de mayo preparando una retirada. Albuquerque se negó a prender fuego a la ciudad, ya que esto anunciaría su retirada a los sitiadores y en su lugar ordenó que se esparciera una gran cantidad de especias y cobre en las calles para retrasar el avance del enemigo. Antes de partir, sin embargo, hizo que Timoai con cincuenta de sus hombres ejecutara a los habitantes musulmanes dentro de la ciudadela, ahorrando solo a varias mujeres que él tomó en sus barcos. Antes del amanecer del 31 de mayo, los 500 portugueses restantes se embarcaron bajo fuego enemigo, cubiertos por un pequeño número de soldados portugueses que contenían el avance de las tropas enemigas que atravesaban las murallas de la ciudad. Ismail entonces retomó solemnemente la posesión de la ciudad, al sonido de las trompetas.

El 1 de junio, los barcos zarparon desde la orilla del río de Goa hasta la desembocadura del río Mandovi, sin poder salir a alta mar debido a las tormentas del monzón. La expedición ahora estaba atrapada en sus propios barcos dentro de la desembocadura del río, y durante los siguientes tres meses sufriría un severo racionamiento de suministros hasta el punto de comer ratas y cuero, un continuo bombardeo musulmán y las duras condiciones climáticas, amenazaba con acabar la expedición.

El agua del río estaba embarrada, dificultando la captura de los peces y el agua no era potable, aunque la fuerte lluvia permitió que se repusiese el agua potable. Los portugueses también sufrieron el constante bombardeo de piezas de artillería en la costa que, aunque erráticos, los obligaron a mover con frecuencia los barcos. Evitaron responder al fuego para ahorrar munición.
Muchos saltaron por la borda y desertaron, informando al enemigo de la escasez en la armada. El Adil Shah, sin embargo, temía la reanudación de las hostilidades con Vijayanagar en cualquier momento, y deseaba concluir una tregua con los portugueses. Envió un enviado proponiendo la paz y la cercana ciudad de Cintacora. Albuquerque lo recibió con una abundante muestra de comida y vino, pero rechazó la propuesta de Ismail.

El gobernador visitaría todos los barcos, levantaría la moral e infundiría disciplina, pero su relación con sus capitanes se estaba degradando rápidamente después de que su sobrino, Antonio de Noronha, muriera en una incursión en tierra. Un episodio fue relevante, ya que un fidalgo Rui Dias había desobedecido las órdenes del gobernador, salió a hurtadillas de su barco para reunirse con las mujeres que Timoja había capturado. Al enterarse de esta descarada desobediencia, Albuquerque ordenó que fuera ahorcado de inmediato. Con la soga al cuello, surgió un motín entre las filas de los hidalgos portugueses en la armada, quienes no se opusieron tanto a su ejecución sino al hecho de que lo colgaban y no lo decapitaron como correspondía a un noble. Albuquerque fue, sin embargo, resuelto. Dias fue ahorcado y varios de los capitanes rebeldes arrestados, aunque solo por unos días.

Segunda conquista portuguesa de Goa (1.510)

El 15 de agosto, la armada portuguesa finalmente salió de Mandovi hacia Cannanore y al día siguiente llegó a la isla de Angediva para buscar agua. Allí se encontraron con Diego Mendes de Vasconcelos al frente de una expedición de 4 barcos y 300 hombres, enviada por el rey Manuel I para comerciar directamente con Malacca. Como jefe de las fuerzas portuguesas en la India, Albuquerque y convenció a Vasconcelos para que, a regañadientes, lo ayudara a intentar capturar a Goa antes de seguir con su misión

Al pasar por Honavar, Albuquerque supo por Timoja y sus informantes que Ismail había dejado Goa para luchar contra Vijayanagar en Balagate y que había tenido lugar una insurrección, matando a muchos oficiales de la guarnición que quedaron atrás.

En Cannanore carenaron y reacondicionaron los barcos, y se les unió el escuadrón de 12 naves de Duarte de Lemos procedente de Socotra junto con la flota anual de carracas procedentes de Portugal comandada por Gonzalo de Sequeira, con órdenes de relevar a Lemos de su mando y entregar sus naves al gobernador. Los portugueses contaban ahora 1.680 hombres y 34 barcos, entre carracas, naos, carabelas y galeras, aunque Gonzalo de Sequeira se quedó con sus barcos para supervisar la carga de pimienta y regresar a Portugal con Duarte de Lemos.

Antes de partir hacia Goa, Albuquerque fue alertado por el rajá de Cochín, un fiel aliado de los portugueses, de una inminente disputa de poder entre él y su primo y le pidió ayuda. La provisión anual de pimienta con destino a Portugal dependía del rey de Cochín, y Albuquerque rápidamente navegó en su ayuda. A través de una rápida demostración de fuerza, el príncipe en conflicto fue enviado a exilio y el rey de Cochín se aseguró en el poder.

En Honavar, los portugueses unieron sus fuerzas con Timoja, quien informó a Albuquerque que Ismail había dejado una considerable guarnición, entre 8.000 y 10.000 “blancos” (mercenarios persas y turcos) apoyados por la infantería nativa. Timoja podría proporcionar 4.000 hombres y 60 foies (galeras ligeras) propias, mientras que el rey de Honavar propuso enviar a 15.000 hombres por tierra.

El 24 de noviembre, los portugueses navegaron de nuevo en el Mandovi y anclaron en Ribandar, donde desembarcaron a algunos hombres comandados por Juan de Lima para explorar las defensas de la ciudad. Albuquerque convocó un consejo de guerra en el que expresó sus intenciones de asaltar la ciudad en un ataque triple y dividió sus fuerzas en consecuencia: un grupo mandado por él mismo atacaría las defensas de la ciudad desde el oeste, donde estaban ubicados los astilleros; los otros dos grupos serían mandados por Vasconcelos y Manuel de Lacerda y asaltarían las puertas de la ciudad al norte, donde se esperaba que se concentrara la fuerza enemiga principal.

Al amanecer del 25 de noviembre, día de Santa Catalina, comenzó el desembarco, con las galeras portuguesas moviéndose primero para bombardear la orilla del río con el fin de despejarla de enemigos para los barcos de desembarco. Una vez en tierra, la infantería portuguesa fuertemente blindada, liderada por los hidalgos de los grupos de Vasconcelos y Lacerda, asaltó las defensas exteriores alrededor de las puertas de la ribera y, al recurrir a bombas de arcilla lanzadas a mano, rápidamente desordenó a los defensores. Los portugueses lograron evitar que las puertas se cerraran con sus picas y así se traspasaron al perímetro fortificado de la ciudad en medio de sus enemigos en fuga. Este éxito inicial fue seguido por cierta confusión, ya que tanto los portugueses como los defensores de ambos lados de las paredes se encontraron simultáneamente tratando de abrir y cerrar las puertas. ¡Un tal Fradique Fernandes logró escalar las murallas con la ayuda de su lanza y izaron una pancarta que gritaba a Portugal! ¡Portugal! Victória! ¡Santa Catarina! añadiendo confusión a los defensores. En un último esfuerzo por organizar una defensa, algunos de los defensores se reunieron alrededor del palacio de Adil Shah, pero también fueron destrozados por un segundo asalto portugués mandado por Vasconcelos, que llegaba al sonido de las trompetas.

Reconquista portuguesa de Goa el 25 de noviembre de 1510. Tras duros combates las fuerzas turcas se rinden. Autor José Bielsa

Después de cinco horas de lucha, los defensores estaban completamente derrotados, huyendo a través de las calles y lejos de la ciudad junto con muchos civiles, muchos de los cuales se ahogaron tratando de cruzar el estrecho puente sobre el foso, o fueron perseguidos por los hindúes de Goa.

Albuquerque, mientras tanto, no pudo participar personalmente en el asalto a la ciudad, ya que las defensas occidentales de la ciudad demostraron ser mucho más fuertes de lo que esperaba. Tampoco Timoja, que solo llegó después. El gobernador pasó el resto del día eliminando focos de resistencia dentro de la ciudad, y permitió a los soldados cuatro días para saquearla. Los astilleros, almacenes y artillería fueron para la Corona y se respetó la propiedad de los hindúes, pero todos los musulmanes fueron asesinados bajo las órdenes explícitas del gobernador, y para evitar un brote de peste, sus cuerpos arrojados “a los lagartos” en el río.

Los portugueses sufrieron 50 muertos y 300 heridos en el ataque, principalmente debido a las flechas, mientras que Albuquerque calculó que alrededor de 800 “turcos” y más de 6.000 “moros” entre civiles y combatientes habían perecido.

Con la ciudad firmemente en manos portuguesas, el 1 de diciembre de 1.510, Albuquerque reanudó su administración y organizó su defensa. El antiguo castillo fue reconstruido a la moda europea, bajo la supervisión del arquitecto Tomás Fernández, con 20 canteros portugueses y muchos trabajadores locales a su disposición. Fue guarnecido con 400 soldados portugueses, mientras que un cuerpo de 80 ballesteros montados sirvió como vigilantes y vigilantes de la ciudad, comandado por el capitán de Goa Rodrigo Rabelo, que recibió un guardaespaldas de 20 alabarderos. Francisco Pantoja fue nominado alcaide-mor (principal magistrado) de la ciudad. También se creó una guardia fluvial, con dos barcos altos, una galera, una galeota y dos bergantines.

Timoja, que ambicionaba volverse gobernador de la ciudad, Alfonso de Albuquerque lo recompensó nombrándole tanadar-mor (representante del pueblo), como intérprete conocedor de las costumbres locales, pero su humilde casta y el maltrato a sus subordinados causaron tensiones dentro de la sociedad hindú, por lo que fue reemplazado por su rival Melrao, que tenía a su disposición 5.000 hombres para ayudar en la defensa.

Cuando el sistema defensivo fue eficaz, Diego Mendes de Vasconcelos solicitó el permiso del gobernador para dirigirse a Malacca, que fue rechazado por Albuquerque. Vasconcelos luego intentó un motín e intentó navegar sin permiso, por lo que fue arrestado y sus pilotos ahorcados. Albuquerque asumió personalmente el mando de la expedición y en febrero de 1.511 salió de Goa hacia Malacca.

Durante el año siguiente, la ciudad sería sitiada por las fuerzas reorganizadas del general Pulad Khan, que ocuparía la isla de Goa y construiría un puente y una fortaleza en Benastarim. Pulad Khan sería reemplazado por Rassul Khan pero tampoco pudo volver a capturar la ciudad. El regreso de Albuquerque al año siguiente, en agosto de 1.512, con considerables refuerzos, vio la derrota de Rassul Khan, quien finalmente aceptó firmar un tratado de paz, otorgando formalmente Goa a los portugueses.

A pesar de los ataques constantes, Goa se convirtió en el centro de la presencia portuguesa, con la conquista desencadenando el respeto de los reinos vecinos: el sultán de Gujarat y el Zamorín de Calicut enviaron embajadas, ofreciendo alianzas, concesiones y locales para fortificar.

Ante las quejas de escasez de moneda local, Albuquerque comenzó ese año en Goa la primera acuñación de moneda portuguesa fuera del reino de Portugal, aprovechando la oportunidad para anunciar la conquista territorial. La nueva moneda mantuvo el peso, forma y tamaño de las monedas locales, pero presentaba en una cara la cruz y en la otra una esfera armilar que el rey Manuel entonces adoptara como símbolo.

Prueba también con

Tal dia como hoy ….

275: en Roma, tras el asesinato del emperador Aureliano, el Senado nombra emperador a Claudio Tácito.1066: la batalla del puente …