Inicio / 1001 Batallas / 1001 batallas que cambiaron la historia – Batalla de Kutná Hora (1421 d.c.)

1001 batallas que cambiaron la historia – Batalla de Kutná Hora (1421 d.c.)

La batalla de Kutná Hora (en alemánSchlacht von Kuttenberg; en checoBitva u Kutné Hory) fue uno de los primeros enfrentamientos militares de las guerras husitas, y fue librada el 21 de diciembre de 1421 entre las tropas germanohúngaras del Sacro Imperio Romano Germánico y los husitas, un grupo de protoprotestantes creado en lo que hoy es la República Checa. El encuentro se saldó con una victoria husita.

Antecedentes[editar]

En 1419, el papa Martín V declaró una cruzada contra los husitas.1​ Una rama de los husitas, conocida como los taboritas, formó entonces una comunidad religioso-militar en Tábor.1​ Bajo el liderazgo del experimentado general Jan Žižka, los taboritas adoptaron los últimos avances en armas,2​ como arcabuces, además de largos y delgados cañones, a los que apodaron “serpientes”.1​ La adopción de los carros de guerra les dio la capacidad de luchar con un estilo flexible para una guerra móvil.31

La batalla[editar]

En Kutná Hora, los taboritas fueron rodeados a principios del invierno de 1421 por las fuerzas superiores del emperador germánico Segismundo de Luxemburgo. A pesar de que la artillería de Žižka mantuvo a raya a la caballería pesada de Segismundo, los taboritas se enfrentaban a una destrucción inminente.1​ Sin embargo, el 21 de diciembre, Žižka agrupó sus carros de guerra en una columna y cargó contra las líneas enemigas. Los carros avanzaron rápidamente, disparando todas sus armas de fuego.1​ Las columnas de Segismundo se rompieron, creándose una brecha en sus líneas, desde las cuales escaparon los taboritas del cerco.1​ Segismundo ordenó marchar en persecución de los husitas, creyendo erróneamente que habían sido derrotados completamente .

Consecuencias[editar]

Žižka antes de Kutná Hora, por Josef Mathauser.

Durante el resto de diciembre, Žižka lanzó numerosos ataques y contraofensivas contra las líneas germanas. Su táctica normal consistía en atraer a su oponente hacia su fortaleza de carros y, en el momento oportuno, ordenar una salida con su caballeríaarqueros y piqueros para devastar las fuerzas enemigas.1​ Sus maniobras fueron muy exitosas. A finales de mes, el desmoralizado ejército de Segismundo, hostigado constantemente por los aparentemente invencibles soldados de Žižka, huyó de Bohemia.

Prueba también con

Batallas de magos y trampas demoníacas reveladas en antiguos textos cristianos

Los eruditos bíblicos han publicado una “batalla de magos” y más de 300 otras historias extrañas, incluidos …