Inicio / Artículos / DIOSAS EGIPCIAS: BASTET por María José Fernandez

DIOSAS EGIPCIAS: BASTET por María José Fernandez

Bastet es una diosa de la mitología egipcia y su misión era proteger el hogar. Se caracterizaba por la alegría de vivir, y se la consideraba la diosa de la armonía y de la felicidad.

Se representaba bajo la forma de un gato doméstico, o tambien como una mujer con cabeza de gato, que siempre lleva un sistro(instrumento musical) porque le agradaba especialmente que los humanos bailaran y tocaran música en su honor.

Bastet Diosa egipcia para proteger el hogar

Es la personificación de los cálidos rayos del Sol y mediante esos rayos ejercía sus poderes benéficos. Encarnaba los aspectos pacíficos de diosas peligrosas como Sejmet, de la que ya hablamos en el ultimo programa, que expresaban las cualidades maléficas del Sol. Estaba asociada a la Luna y protegía los nacimientos y a las embarazadas de las enfermedades y los malos espíritus.

Es una diosa pacífica pero, cuando se enfada, se transforma en una mujer con cabeza de leona, asimilándose a la diosa Sejmet y, algunas veces, es mucho más violenta que ésta. Al igual que el animal totémico que la representa, Bastet era una diosa impredecible que podía mostrarse tierna o feroz en cualquier momento.

A veces aparece como hija de Ra  tomando como madre a una rica que le gustaba brindar los servicios para así tener amor desenfrenado. Desde el Imperio Antiguo es la madre del rey al que ayuda y protege para alcanzar el cielo.

Se la identificaba con la estrella Sirio, de quien se la consideraba Señora y con la deidad sumeria Inanna. Según algunos eruditos,  su nombre significa la desgarradora, a pesar de su carácter principalmente benigno.

Su culto se remonta a los primeros tiempos de la civilización egipcia, habiendo ganado notoriedad más tarde, y se la menciona en los Textos de las Pirámides y el Libro de los Muertos.

La antigua ciudad de Bubastis (en el delta del Nilo) estaba consagrada a su culto, y de allí proceden centenares de gatos momificados que fueron enterrados en su memoria. Su culto fue tan importante que en sus templos se criaron gatos que eran su representación, y a la muerte de éstos, eran cuidadosamente momificados, enterrándolos en tumbas específicas para ellos. Encontramos necrópolis de este tipo en Bubastis, SaqqaraTanisBeni Hassan y Tebas.

Los egipcios consideraban a los gatos como manifestaciones de la diosa Bastet y, cuenta la leyenda, que se rendían ante los persas cuando éstos sostenían gatos frente a sus escudos, ya que los persas sabían que los egipcios eran capaces de rendirse antes de lastimar a algún gato. Así fue como perdieron la ciudad de Pelusio, la actual Puerto Saíd.

En la ciudad de Bubastis se celebraba en honor a esta diosa la “Fiesta de la embriaguez”, donde se consumía vino en abundancia, se bailaba y se hacía sonar la música. Esta fiesta se realizaba para que la diosa Bastet se mostrara contenta y halagada, y de este modo no tomara el aspecto de una leona enfurecida.

Como decíamos era representada como mujer con cabeza de gata, aunque anteriormente tuvo cabeza de leona, como se ve en el templo funerario de Niuserra. En su aspecto guerrero, era una leona con la piel verde  y en este aspecto estaba asociada a la luz solar.  Fue una diosa solar hasta la identificación de los griegos con su diosa lunar Artemisa. Fue a partir del siglo X a.C cuando adoptó caracteres hogareños y es entonces cuando comienza a aparecer como gata doméstica, algo así como “la leona domesticada”….

A veces se la confundía con Hathor, que  era diosa de la música y la danza y llevaba un sistro; en la baja época se la representa también con pendientes de oro en las orejas y en la nariz; unas veces llevaba una égida, en la mano derecha y un sistro en la otra. Pero es llevando  el sistro  y el anj cuando se convierte en patrona de festivales, celebrados en abril y mayo, en los que era habitual emborracharse. (Vamos que los egipcios tenían la misma forma de celebrar fiestas que ahora en la actualidad….) Durante los festivales estaba prohibida la caza de leones para evitar su ira.

En Bubastis, en el lado oriental del Delta, se celebraba una fiesta denominada de la embriaguez en la que se consumían grandes cantidades de vino, recordando que la diosa fue embriagada para aplacar su ira (en su asociación con Sejmet).

Me recuerda tambien a los gatos en los lamasterios en el Tibet…. Se creía que eran lamas reencarnados y se les consideraba muchísimo tambien allí.

Imagen adquirida en agosto 2013 por Maria José FErnandez

 Además de en Bubastis, era venerada también en Menfis (asimilada a Sejmet), Heliópolis (asimilada a Tefnut), Tebas (asimilada a Mut), Leontópolis y Heracleópolis. Sus festivales se celebraban el día 1 del mes de Tybi y el día 1 del mes de Paini. Su culto se difundió también por Italia, donde se han encontrado restos en las ciudades de Roma, Ostia, Nemi y Pompeya.

Heródoto describió el Festival de Bubastis, uno de los más alegres y magníficos de todo el calendario egipcio, de la siguiente manera:

“Las barcas, llenas de hombres y mujeres, flotaron cauce abajo por el Nilo. Los hombres tocaban flautas de loto, las mujeres címbalos y los panderos, y quien no tenía ningún instrumento acompañaba la música con palmas y danzas. Bebían mucho y tenían relaciones sexuales. Esto era así mientras estaban en el río; cuando llegaban a una ciudad los peregrinos desembarcaban y las mujeres cantaban, imitando a las de esa ciudad. Cuando alcanzaron Bubastis celebraron un solemne banquete: se bebió más vino en esos días que en todo el resto del año. Tal era la costumbre de este festival; y se cuenta que casi setecientos mil peregrinos celebraban el banquete de Bastet”.

El mismo autor describe también el Templo de Bubastis como vemos a continuación:

“Los templos allí son más espaciosos y más ostentosos que el de Bubastis, pero ninguno tan agradable de contemplar. Excepto en la entrada, Bubastis está rodeada por dos canales del río que llegan hasta la entrada del templo; ninguno de los dos se mezcla con el otro, porque uno va por un lado y el segundo por el otro. Cada canal tiene cien pies de ancho y en sus orillas se alinean los árboles. El propileo mide sesenta pies de altura, y se adorna con esculturas de nueve pies cuya ejecución es excelente. El templo, que está en el centro de la ciudad, se puede ver desde todos los lados mientras que se camina alrededor; y esto ocurre porque la ciudad que se ha levantado, mientras que el templo no se ha movido sino que permanece en su lugar original. Alrededor del templo hay un muro, adornado con esculturas. Dentro del recinto hay una arboleda con grandes árboles, plantada alrededor de un gran edificio en el cual está la estatua de Bastet. El templo tiene forma cuadrada, cada lado que es un estadio en longitud. En línea con la entrada hay un camino de piedra de cerca tres estadios de largo, que conduce hacia el este a través del mercado público. El camino tiene cerca de 400 pies de ancho, y está flanqueado por altos árboles y conduce al templo de Hermes”.

María José Fernandez

DIVULGADORES DEL MISTERIO

SUSCRIBETE a nuestra página web para recibir las últimas publicaciones:

https://www.divulgadoresdelmisterio.net/
Ivoox: http://www.ivoox.com/podcast-audioteca-divulgadores-del-misterio_sq_f1157431_1.html
https://www.facebook.com/divulgadoresdelmisterio.net

https://twitter.com/DDMisteriohttps://itun.es/i6Ld7Vm

Prueba también con

El manual maldito de la Inquisición que calcinó vivas a 60.000 brujas

«En nombre de nuestro Señor Jesucristo. Sepan todos los hombres por las presentes, […] que …