Inicio / Artículos / Testigo de cargo de Billy Wilder por Raúl Sanchidrián

Testigo de cargo de Billy Wilder por Raúl Sanchidrián

Testigo de cargo de Billy Wilder (1957)

Nuestro compañero de Divulgadores del Misterio Raúl Sanchidrián nos comparte artículos para nuestra web. Esta vez sobre la película de Billy Wilder Testigo de cargo. Os presentamos la colaboración de Testigo de cargo de Billy Wilder por Raúl Sanchidrián

Rodada en 1957 es lo que llamamos un drama judicial. Sin embargo, el excepcional guion de Wilder y las aportaciones de su protagonista, un monstruo de la interpretación que se llamaba Charles Laughton, nos van a provocar más de una carcajada.

El argumento parece, en principio, muy simple: Leonard Vole, un excombatiente de la 2ª Guerra Mundial que no ha tenido mucha suerte y con pocas ganas de trabajar conoce a una viuda rica; Vole pretende que le preste 200 libras para comercializar una batidora de su invención. La señora aparece asesinada. Inmediatamente Vole es detenido y acusado del crimen porque le ha dejado 80.000 libras. Sir Wilfrid Roberts (Laughton) se va a hacer cargo de su defensa. Parece fácil porque la mujer de Vole le proporcionará la coartada: Llegó a casa antes de la muerte de la señora. Pero ésta tiene un amante, odia a su marido y le va a acusar delante del tribunal y eso que el bueno de Vole la había sacado de Alemania en los duros años de la posguerra. A partir de aquí se sucederán muchos acontecimientos sorprendentes…

Es una película de intriga con un juego de ambigüedades, muy de Wilder, en el que nada es lo que parece. Los personajes van a ir cambiando sus roles durante el argumento hasta su magnífico final. Un ejemplo podría ser Sir Wilfrid, temido en los tribunales por abogados y jueces pero sometido a la tiranía de su enfermera. O la malvada Christina Vole, muy altanera y digna en Inglaterra, pero no tanto en un cabaret de Berlín en la Alemania ocupada, dispuesta a irse con el primero que apareciera.

Sobre esta película Agatha Christie, declaró que era la mejor adaptación al cine de una de sus novelas, pues de un cuentecito de 22 páginas, que no merece la pena ni que os lo leáis, Wilder realiza un film portentoso, por ejemplo, el personaje de la enfermera no aparece en el relato de Christie y el final tampoco tiene nada que ver.

El director es Samuel Willer, nacido en 1906, en Austria, al que llamaban Billy porque su madre viajó de joven a los Estados Unidos y asistió al espectáculo del famoso Buffalo Bill. Quedó tan impresionada por éste que decidió llamar Billie al pequeño Samuel. Por cierto, que la buena señora moriría en Auschwitz. Eran la típica familia judía tradicional y Billy iba a estudiar para abogado, pero no muy convencido, en 1925 inició su carrera como periodista en Berlín. Aunque no había estudiado, cuenta que se presentó una tarde de sábado en la redacción de un periódico y pilló al director en pleno acto con su secretaria, por lo que aquel no tuvo más remedio que ofrecerle un puesto. Llegó a entrevistar al famosísimo Richard Strauss y se llevó una gran decepción porque Sigmund Freud le dio con la puerta en las narices.

Billy Wilder (1906-2002) Testigo de cargo

En 1929 escribe su primer guión: “REPORTERO DEL DIABLO” y en 1933, ya en Paris, dirigirá su primera película: “CURVAS PELIGROSAS” que protagoniza Danielle Darrieoux, una bellísima actriz con la que coincidiremos aquí en ”OPERACIÓN CICERÓN”. Las cosas no pintan bien en Europa y Billy emigra a Hollywood y trabaja en los guiones de “NINOTCHKA”, de Lubitsch o “BOLA DE FUEGO” de Howard Hawks, al parecer descontento con el tratamiento del guión por parte del director de esta última, decide pasarse el mismo a la dirección. Así nos deleitará con obras como “PERDICIÓN”, “EL CREPÚSCULO DE LOS DIOSES”, “CON FALDAS Y A LO LOCO”, “EL APARTAMENTO”, “UN, DOS, TRES” o ”PRIMERA PLANA”. La pena es que dejó de dirigir en 1981 ya que ninguna compañía de seguros quiso asegurar un rodaje de un hombre ya mayor. Así que nos hemos perdido 20 años de Wilder, un crimen mucho mayor que el de la película.

El protagonista absoluto, Sir Wilfrid Roberts, es una auténtica creación del genio interpretativo de otro Sir, Sir Charles Laughton. Inglés, nacido en 1899, era un actor de los llamados “de teatro”. Tuvo una extensísima carrera en este medio. Participó en más de 50 películas, entre las que destacaríamos: “REBELIÓN A BORDO”, “LA POSADA DE JAMAICA”, “EL JOROBADO DE NOTRE DAMME”, “ESTA TIERRA ES MÍA”, “EL SOSPECHOSO” o “ESPARTACO”.

Charles Laughton (1899-1962) Testigo de cargo

De él declaró Wilder “Es el mejor actor que ha existido nunca”. Sin embargo el maestro Hitchcock decía: “Nunca se te ocurra hacer una película con animales, ni con niños, ni con Charles Laughton”. Y es que el bueno de Sir Charles tuvo fama de come-directores, y sus enfrentamientos con Hitchcock en EL PROCESO PARADINE y, sobre todo, en LA POSADA DE JAMAICA casi llegaron a las manos.

Wilder, sin embargo, sobre el rodaje de TESTIGO nos contaba. “Iba a verme a mi habitación por las noches y me ofrecía 20 versiones diferentes de su actuación del día siguiente. Por la mañana, al llegar al plató, me presentaba la 21, que era la que rodábamos finalmente”.

De hecho, Wilder, Laughton y Tirone Power se hicieron tan amigotes que, al finalizar el rodaje, se fueron juntos a un largo viaje por Europa. Como curiosidad, citaremos que Sir Charles dirigió una sola peli “LA NOCHE DEL CAZADOR” que es una obra maestra.

Marie Magdalene Dietrich es una de las grandes actrices de la historia y uno de los iconos visuales del siglo XX. Nació en Berlín en 1901. Comenzó actuando en los decadentes cabarets berlineses de los años 20, donde ya adquirió fama de “ligerilla de cascos”. En 1930 rueda su primer papel protagonista, “EL ÁNGEL AZUL”, y ese mismo año, ya en Hollywood, “MARRUECOS”, junto a Gary Cooper, que incluso le valdría una nominación al Óscar. Rodó varias películas con Sternberg, su descubridor, con desigual fortuna, si exceptuamos “EL DIABLO ERA MUJER” en 1935 que, por cierto, provocó una airada protesta de la República Española y su prohibición en nuestro país. Así, en 1938, fue denominada: “el veneno para la taquilla”.

Marlene Dietrich (1901-1992) Testigo de cargo

Siguió actuando en películas menores, más como reclamo erótico que como actriz, hasta que, en 1948 protagoniza “BERLÍN OCCIDENTE” del propio Billy Wilder y cambia su rol a actriz más dramática. La veremos en “PÁNICO EN LA ESCENA” de Hitchcock, “ENCUBRIDORA” de Fritz Lang, “SED DE MAL” de Orson Wells o la espléndida “VENCEDORES Y VENCIDOS” de Stanley Kramer y, como no, en “TESTIGO DE CARGO”, cuyo papel aceptó a condición de que la dirigiera Wilder.

De su actuación en la película de esta noche, Wilder narraba: “No era buena, ni era mala, era Dietrich”. Y es que su papel, sin duda, fue escrito pensando en ella: Una cabaretera alemana, como ella misma, de cierta edad, Dietrich ya tenía 55 años cuando rodó la peli, y con un carácter muy parecido al suyo, aparentemente fría por fuera, tremendamente apasionada por dentro.

Y es que la Dietrich fue una mujer que fomentó su aureola de mito, de gran dama del espectáculo, de musa de los modistos parisinos y, sin embargo, fue una mujer desgraciada y solitaria en su vida privada. Y eso que, entre sus numerosas conquistas, se encuentran, nada más y nada menos, que James Stewart, John Wayne, Gary Cooper o, dicen, la mismísima Greta Garbo.

Asiste como espectador de la gran pelea Laughton-Dietrich el bueno de Tyrone Power, un galan típico del Hollywood de los cincuenta, en su mejor papel. Nacido en 1914, en una familia de actores, su temprana muerte no le permitió obtener grandes logros en el terreno de la interpretación.

A la que si vamos a destacar es a Elsa Lanchester como la enfermera Miss Plinson, fue premiada con el Globo de Oro y nominada al Óscar por este papel. Participó en 20 películas entre las que destacan: “LA VIDA PRIVADA DE ENRIQUE VIII”, “LOS VIAJES DE SULLIVAN”, “AL FILO DE LA NAVAJA” y una de serie B: “LA NOVIA DE FRANKESTEIN” que se ha convertido en peli “de culto” y en la que su peluca a rayas blancas y negras ha sido inspiración hasta para MORTICIA ADAMS. En 1929 se casó con Laughton para descubrir, un año después, que éste era homosexual. A pesar de que se negó a tener hijos con él, nunca se divorciaron, llevando una vida de “apariencias” hacia el exterior. No obstante, Elsa era extremadamente posesiva y controladora con Laughton, que declaró: “Su interpretación no tiene ningún mérito: Se limitó a torturarme constantemente, lo que hace todos los días en casa”.

El resto del reparto no puede ser más perfecto: El juez, el fiscal, el pasante de Sir Wilfrid, la rencorosa ama de llaves, una maravillau. Y qué decir de los decorados, el ritmo de la peli, los diálogos. Ahora es momento de ver la película y descubrirlo.

Testigo de cargo, la crítica a la película en Divulgadores del Misterio

Agradecimientos por la colaboración de Testigo de cargo de Billy Wilder por Raúl Sanchidrián

Raúl Sanchidrián

Os presentamos la colaboración de Testigo de cargo de Billy Wilder por Raúl Sanchidrián

Sigue el canal de Youtube Gruposolmedia de Raul Sanchidrián

https://www.youtube.com/channel/UCSvZH-o6ICnV15jxMMGqqXQ

SUSCRIBETE a nuestra página web para recibir las últimas publicaciones:

https://www.divulgadoresdelmisterio.net/
Ivoox: http://www.ivoox.com/podcast-audioteca-divulgadores-del-misterio_sq_f1157431_1.html
https://www.divulgadoresdelmisterio.net/
https://www.facebook.com/divulgadoresdelmisterio.net

https://itun.es/i6Ld7Vm
divulgadoresdelmisterio@gmail.com

Prueba también con

Vinča: El enigma de la primera civilización europea

La enigmática cultura Vinča o Vincha, nacida junto al Danubio, pudo ser tanto o más …