Inicio / Artículos / El Renacimiento de los Antiguos Cultivos Perdidos Revela Resultados Sorprendentes

El Renacimiento de los Antiguos Cultivos Perdidos Revela Resultados Sorprendentes

El cultivo científico de semillas antiguas perdidas ha arrojado tasas de crecimiento mucho más altas de lo esperado, desafiando los supuestos sobre el crecimiento del maíz en la América prehistórica.

Según una nueva investigación, “los cultivos perdidos” podrían haber alimentado a tantas personas en la América prehistórica como el maíz cultivado tradicionalmente. Pero el estudio no estuvo exento de desafíos, ya que no existen historias escritas u orales sobre estos cultivos perdidos, y las formas domesticadas más modernas ahora están extintas.

Natalie Mueller es profesora asistente de arqueología en Artes y Ciencias en la Universidad de Washington en St. Louis, y escribe en el Journal of Ethnobiology que describe cómo “minuciosamente” calculó las estimaciones de rendimiento para dos plantas anuales que se cultivaron en el este de América del Norte para miles de años antes de ser abandonado para la producción de maíz.

Los investigadores cultivaron “pie de ganso” (Chenopodium, sp.) Y algarrobo erecto (Polygonum erectum), que cuando se cultivaron juntos resultó ser “mucho más productivo” que el cultivo individual de ambas especies. Según un informe en Eureka Alert, ella explicó también que cuando estas dos plantas se cultivaron junto con los otros cultivos perdidos conocidos, podrían haber alimentado a miles de indígenas.

Foto de la planta 'goosefoot'. (Evelyn Simak / CC BY-SA 2.0)

Foto de la planta ‘goosefoot’. (Evelyn Simak / CC BY-SA 2.0)

La búsqueda de respuestas botánicas antiguas

Los primeros escondites de semillas y hojas secas que se encontraron como evidencia de ‘cultivos perdidos’ fueron recolectados en la década de 1930 por arqueólogos en refugios de rocas en Kentucky y Arkansas, y en los últimos 25 años, la profesora emérita de arqueología en la Universidad de Washington, Dra. Gayle Fritz, estableció que Los cultivos extintos habían apoyado a las sociedades indígenas locales durante al menos mil años y mucho antes de que el maíz se convirtiera en su cultivo básico.

Según la Dra. Mueller, los cultivos perdidos estaban formados por “diversos pastos nativos, plantas de semillas, calabazas y girasoles”, de los cuales solo los dos últimos todavía se cultivan en la actualidad. Además, el científico ahora sabe que estos cultivos perdidos fueron “atendidos a propósito”. Pero, aunque hay muchos practicantes nativos americanos, de conocimiento etnobotánico, que saben sobre plantas medicinales tradicionales y alimentos silvestres, “hasta donde sabemos”, nadie sabe cómo se perdieron cosechas, dijo la Dra. Mueller.

Guardar semillas para futuras catástrofes

En febrero de 2015, un investigador nativo americano en Vermont, Frederick Wiseman, profesor retirado y experto en etnobotánica, reprodujo la horticultura que existió en su estado durante siglos antes de la llegada de los europeos. Después de que el científico pasó muchos años investigando y trabajando con la civilización maya en Guatemala y México, el Dr. Wiseman identificó y conservó 26 variedades diferentes de plantas, incluyendo “calabaza, frijoles, maíz, alcachofas, cerezas molidas y tabaco”, que fueron vitales para los nativos americanos Abenaki del noreste de América del Norte y “de lo contrario se habrían perdido en el tiempo”, informó Ancient Origins Español en febrero de 2015.

Semillas de calabaza Kabocha que muestran la representación de los "cultivos perdidos" de los indígenas americanos (George Wesley / CC BY-NC-ND 2.0)

Semillas de calabaza Kabocha que muestran la representación de los “cultivos perdidos” de los indígenas americanos (George Wesley / CC BY-NC-ND 2.0)

Para garantizar aún más que nuestro conocimiento actual de plantas y métodos de cultivo no se pierdan para las generaciones futuras, un artículo de Ancient Origins Español de 2015 explicó que los científicos fundaron la Bóveda Global de Semillas de Svalbard en Noruega, que conserva más de 860,000 cultivos alimentarios. Pero la cuestión de por qué estas “plantas perdidas” fueron abandonadas por las culturas indígenas ha sido un punto de debate entre los arqueólogos, dijo Mueller, quien agregó que la gente (los arqueólogos) en su mayoría “asumieron” que el maíz era mucho más productivo ya que todavía es hoy en día, y tiene el costo más bajo por unidad de área.

Pero no contento con los “supuestos”, Mueller cuantificó el rendimiento para que se pudieran establecer comparaciones entre cultivos perdidos y crecimiento del maíz por primera vez con precisión. La investigadora dijo que su equipo había estado motivado por querer ver “sistemas agrícolas más diversos” y comprender mejor el conocimiento, la gestión y los ecosistemas de los pueblos indígenas de América del Norte antes del moderno sistema agrícola industrial.

Emparejar plantas para mejorar el crecimiento

Antes de que comenzaran las pruebas, el científico identificó primero varios elementos ecológicos, que debían tenerse en cuenta antes de recrear un sistema de crecimiento estable que fuera lo más similar posible al ecosistema antiguo. Esto significaba dejar de lado invernaderos, pesticidas y fertilizantes modernos. Mueller declaró en el estudio que los insectos que polinizaron los pantalones y las plagas que los comieron también fueron considerados en los experimentos, junto con las enfermedades que afectaron su crecimiento y los animales que atrajeron las plantas.

El nuevo documento detalla específicamente los hallazgos de dos experimentos, que fueron diseñados para investigar los requisitos de germinación y los rendimientos potenciales de los cultivos perdidos. La nueva investigación de la Dra. Mueller descubrió que un policultivo de pie de ganso y nudos erectos creció mucho más productivamente que cuando se cultivó por separado como monocultivo. Además, cuando se cultivan juntas, estas dos plantas produjeron “promedios más altos que los globales” para cultivos domesticados estrechamente relacionados, como la quinua y el trigo sarraceno. Se encontró que estos resultados desafían las tasas de crecimiento del maíz cultivado tradicionalmente.

Ejemplo de la "cosecha perdida", el knotweed erecto. (Mason Brock / Dominio público)

Ejemplo de la “cosecha perdida”, el knotweed erecto. (Mason Brock / Dominio público)

FUENTE

https://www.ancient-origins.es/noticias-historia-arqueologia/cultivo-perdido-005793

Prueba también con

Acabamos de registrar la mayor explosión de la historia del Universo: tan colosal que tuvo el tamaño de 15 Vías Lácteas

Un agujero negro supermasivo con la masa equivalente a 10 millones de soles que desata una …