domingo , enero 19 2020
Inicio / Artículos / Esta antigua ciudad perdida fue parte de un poderoso imperio olvidado

Esta antigua ciudad perdida fue parte de un poderoso imperio olvidado

Un equipo internacional de arqueólogos descubrió una antigua ciudad en Etiopía, parte de una poderosa civilización llamada Aksum, que dominó el este de África durante siglos y mantuvo importantes nexos comerciales con otras grandes potencias de la época.

El Imperio de Aksum dominó el este de África y partes de Arabia desde aproximadamente el año 80 a. C. hasta el 825 d. C., y fue una de las principales potencias de la época, junto con el imperio romano, persa y chino.

Restos de edificios

A pesar de su importancia, se conoce muy poco sobre cómo se desarrolló la civilización Aksum. Se sabe que fue precedida por una sociedad “pre-Aksumita”, cuyo nombre se desconoce.

El equipo encontró un anillo, hecho de aleación de cobre, cubierto con oro y con una piedra grabada con la imagen de la cabeza de un toro sobre una corona.

Esta civilización anterior puede haberse centrado en Yeha en el norte de Etiopía, que tiene la arquitectura más antigua en el África subsahariana, lo que llevó al equipo de investigación a examinar el área circundante.

Luego de entrevistarse con pobladores locales, el equipo decidió excavar una colina cerca de un pueblo encontrando una cuadrícula de muros de piedra: los restos de edificios. Los investigadores confirmaron que se trataba del antiguo pueblo Beta Samati (casa de audiencia en tigriña, el idioma local).

Las dataciones por radiocarbono del sitio abarcan desde el 771 a. C. hasta el año 645 d. C. Eso significa que Beta Samati existió durante el período anterior y estuvo continuamente habitado durante el surgimiento del reinado de Aksum.

Para el equipo de arqueólogos, esto implica que los asentamientos pre-Aksumitas no fueron abandonados cuando Aksum surgió, y que tal vez no hubo una ruptura política aguda entre los dos, como se ha sospechado hasta ahora.

Nueva visión

Beta Samati contiene muchos edificios pequeños, casas o talleres. También hay un gran edificio rectangular identificado como una “basílica”. En el Imperio Romano, las basílicas se utilizaron originalmente para la administración pública y los tribunales, y más tarde como lugares de culto cristiano.

Mapa satelital de Beta Samati, una antigua ciudad en Etiopía la cual fue parte de una poderosa civilización llamada Aksum.

Originalmente, Aksum tenía una religión politeísta, influenciada por las tradiciones del reino de Saba en lo que ahora es Yemen. Sin embargo, durante los años 300 el rey Ezana convirtió a Aksum al cristianismo, por lo que la basílica pudo haber sido construida como una iglesia cristiana. En concordancia con esta noción, el equipo encontró un colgante de piedra marcado con una cruz cristiana.

El equipo también encontró un anillo, hecho de aleación de cobre, cubierto con oro y con una piedra roja llamada cornalina grabada con la imagen de la cabeza de un toro sobre una vid o corona.Encuentran un naufragio romano con decenas de ánforas en perfecto estado

Los hallazgos, explican los autores, revocan la afirmación de que el sistema político pre-ksumita se derrumbó, dejando sólo “pequeños asentamientos rurales”. Por el contrario, muestran que hubo una continuidad mucho mayor entre las políticas pre-Aksumita y Aksumita de lo reconocido hasta ahora.

En última instancia, las excavaciones en Beta Samati proporcionan nueva e importante información sobre las sociedades pre-Aksumitas y Aksumitas, y sobre las sociedades complejas de la antigüedad en general.

Prueba también con

La Cruz de Jerusalén, el enigmático símbolo en la mano de uno de los candidatos presidenciales en Estados Unidos

Entre los participantes del último debate demócrata para las elecciones de EE.UU. estaba el multimillonario ...