Inicio / Artículos / El Partenón lleva a cabo una reconstrucción histórica para recuperar su identidad

El Partenón lleva a cabo una reconstrucción histórica para recuperar su identidad

Ha sido una decisión importante: el Consejo Arqueológico Central del Ministerio de Cultura griego (conocido por sus siglas KAS) ha autorizado esta semana, en una larga sesión, la restauración de partes de la cámara central del templo del Partenón, el más conocido del conjunto artístico de la Acrópolis de Atenas. Dicha cámara, conocida como naos o cella, era la parte sagrada de los templos clásicos griegos, donde se guardaba la estatua del dios o diosa al que estaba dedicado, en este caso el de la diosa Atenea. Precisamente es en este santuario donde se encontraba la estatua de la diosa, con partes en oro y marfil (de ahí el nombre de crisoelefantina) de doce metros de altura y creada por el escultor Fidias.

La decisión del KAS resalta que «gracias a la implementación de las investigaciones relativas a la restauración de la cella, tendremos una reconstrucción que será un evento importante para la historia del Partenón». Cuando finalice este proyecto, en el que se restaurarán los dos lados más largos de la cella (norte y sur), «se recuperará en gran parte la geometría del edificio, la identidad y la historia del monumento, permitiendo al visitante una comprensión de su arquitectura». Como explica Dionisis, uno de los guías oficiales del monumento, «los visitantes no verán solo columnas y un espacio vacío en el medio, sino que podrán entender como era el templo».

El detallado proyecto utilizará unas piezas originales procedentes de los sillares del templo ya identificado, basándose en la propuesta efectuada por Charalambos Bouras, el arquitecto restaurador, ingeniero y profesor de historia de la arquitectura que presidió durante años y hasta su fallecimiento en 2016 el Comité de Conservación de Monumentos de la Acrópolis.

Foto: Charalambos Bouras durante su última visita al Partenón el 15 noviembre de 2015 departiendo con miembros del Comité de Conservación de la Acrópolis.


Según el estudio, que fue aprobado esta semana por unanimidad (salvo una pequeña parte en la que dos miembros solicitaron más precisiones de carácter técnico) se utilizarán 360 sillares originales que se encontraban dispersos alrededor del Partenón y se añadirán unos 90 nuevos, de mármolproveniente de la zona Dioniso, cerca de Atenas, el más parecido al mármol original de la montaña de Pendeli, utilizado para construir toda la Acrópolis.

La duración de esta restauración durará unos quince años y en la parte norte del monumento no superará los 4,5 metros de altura mientras en la parte sur alcanzará los 10 metros.

Interior del Partenón en la actualidad.

La destrucción otomana

La secretaria general del Ministerio de Cultura, Maria Andreadaki-Vlazáki, declaró que esta decisión es un paso muy importante para la Acrópolis y se espera muestre el edificio en el estado en el que estaba tras la explosión del polvorín durante el ataque de las fuerzas venecianas contra los ocupantes turcos, dirigidas por el almirante Francesco Morosini en 1687 y antes del sitio de 1822, fecha en la que las fuerzas otomanas ocuparon el edificio y rompieron las paredes de la cella para extraer el plomo en el interior de los sillares de mármol que la formaban.

El Partenón.

Estos sillares habían sido colocados en la Antigüedad los unos sobre los otros sin argamasa y estaban enlazados entre ellos por abrazaderas de hierro recubiertas después de plomo para evitar su oxidación. La destrucción de los soldados turcos tuvo lugar durante un mes y los sillares de mármol rotos fueron abandonados a los alrededores… Y conservados hasta ahora. Es por eso que los restauradores, con nuevos métodos (comenzando por el estudio con ordenadores que ofrecen una visión tridimensional de cualquier objeto o parte de él) han podido estudiar y ofrecer este proyecto.
El profesor Manolis Korres (izquierda), que, junto con el profesor Bouras, es quien mejor conoce el Partenón y preside ahora el Comité de Conservación de la Acrópolis, describió gráficamente que «los turcos destruyeron 500 piezas. Dejaron tras ellos 500 “heridos” graves, porque tenían prisa. Podrían haber destruido solo 50 y dejado los demás sanos».

Esta decisión alegra no solo a los arqueólogos y restauradores griegos, que ven como cualquier proyecto de la Acrópolis es efectuado con la mayor seriedad y se convierten en un modelo a seguir para todo edificio clásico en el mundo entero, sino a quienes luchan para el regreso de las esculturas y relieves de mármol del Partenón que se encuentran en el Museo Británico de Londres y otras instituc….

Para Alexis Mantheakis (derecha), presidente del Comité Internacional de Acción de Nueva Zelanda para el regreso de las Esculturas del Partenón, «es una magnífica noticia que se añade a las solicitudes oficiales efectuadas el año pasado por el presidente del Gobierno de Grecia, Alexis Tsipras, en su entrevista con Theresa May, así como por el presidente de la República Griega, Prokopis Pavlopulos, al Príncipe de Gales y por la entonces Ministra de Cultura, Lydia Koniordou, a su homólogo británico Matt Hancock».

FUENTE

 

Prueba también con

¿Conoces los misterios más populares de los océanos?

Los océanos son grandes extensiones de agua, lo suficientemente profundas como para albergar gran cantidad ...