sábado , septiembre 21 2019
Breves
Inicio / Artículos / Desmontando el experimento Stuka

Desmontando el experimento Stuka

Diez pruebas demuestran que la tesis del documental de Rafa Molés y Pepe Andreu es mentira (y sus autores lo sabían). Nunca existió semejante proyecto secreto que cambiaría la Segunda Guerra Mundial

1 – ¿Cuál es la tesis del documental?

La cinta defiende la visión revisionista de la Batalla de Levante enunciada por el profesor de Física de la Universidad de Valencia Óscar Vives en 2012. Según esta, un informe fotográfico descubierto recientemente (el BA-MA, RL 35/34) ha permitido demostrar que Hitler ordenó bombardear (en secreto y a espaldas de Franco) cuatro pueblos de El Maestrazgo (Castellón) para probar la capacidad de los aviones Stuka Ju 87 equipados con bombas de 500 kilos. Los ataques tuvieron lugar entre el 25 y el 31 de mayo de 1938 y las localidades afectadas fueron Albocasser, Ares del Maestrat, Benassal y Vilar de Canes, todas ellas alejadas del frente y sin ningún interés militar. Tras el éxito de la operación, este tipo de aviones comenzó a fabricarse en serie.

2 – ¿Sabían que era mentira?

Sí, los autores manipularon sus fuentes para defender la (insostenible) tesis de Vives (y llevarse así más de 200.000 euros en subvenciones públicas). En la documentación que manejaban estaban los partes de operaciones de la Legión Cóndor que dejan claro que la ofensiva del saliente de El Maestrazgo (primera parte de la Batalla de Valencia) se desarrolló entre el 24 de abril y el 2 de junio y que también afectó a Coves de Vinromà, Benlloch y Serratella (el documental no los cita ni una sola vez). Para justificar esta manipulación de las fechas y los lugares, el documental afirma que los bombardeos sobre Albocàsser, Ares del Maestrat, Benassal y Vilar de Canes presentan características únicas: los partes de operaciones de la Luftwaffe de esos ataques solo indican el nombre de la localidad y no un objetivo concreto. Eso es falso como demuestra el parte del 31 de mayo, que los autores han ocultado. Ese día, Vilar de Canes y Serratella (los autores nunca lo nombran) fueron objeto de bombardeos, y en ambos casos, el parte de operaciones se limita a citar las localidades.

3 – El contexto olvidado

El documental descontextualiza los hechos y los aísla para insistir en la fantasía del carácter experimental del ataque. El 14 de abril de 1938, tras la campaña de Aragón, las tropas del Cuerpo de Ejército de Galicia llegaban a la costa de Vinaroz (Castellón), dividiendo de esa manera la España republicana en dos. Así, el 18 de abril comenzaba una nueva batalla, la de Levante, en la que los Cuerpos de Ejército levantinos de Franco (C. E. Castilla del general Varela Iglesias y C. E. Galicia del general Aranda Mata) llevarían su principal esfuerzo mediante dos direcciones paralelas y convergentes en Valencia, una por el interior (los de Castilla) y otra por la costa (los de Galicia). El 28 de abril se dictó una orden general de operaciones en la que ya se estipuló cómo iba a ser la cooperación aérea: por el interior cooperaría con los de Castilla la Brigada Aérea Hispana; por el centro del dispositivo, la Aviazione Legionaria; y por la costa, cooperando con los de Galicia, estaría la Legión Cóndor. Este dispositivo de cooperación aérea se mantendría así hasta el final de la batalla, el 25 de julio de 1938.

4 – Pueblos que eran objetivos militares

El documental «Experimento Stuka» vende la falsa idea de que los cuatro pueblos atacados vivían ajenos a la Guerra Civil. La Orden General de Operaciones nº 2 (28/5/38) de la llamada «Agrupación Toral» demuestra que en la zona había entre 15.000 y 20.000 soldados (apoyados por blindados, cañones antiaéreos, carros de combate…) esperando a las tropas franquistas que acaban de conquistar Aragón. Muchas de las localidades de El Maestrazgo (y La Plana) fueron designadas bases divisionarias del ejército republicano. Así por ejemplo en Albocàsser ya funcionaba desde 1937 un Centro Auxiliar de Instrucción dependiente del CRIM nº 12 de Castellón. También se ubicó el Puesto de Mando del XXII Cuerpo de Ejército y, posteriormente, la Base de la 25ª División. Durante el mes de mayo en la población se instalaron varias Brigadas Mixtas (BM) e incluso hubo una base de tanques. En el balneario de Benassal se encontraba el Hospital Militar nº 5, dependiente del Hospital Militar de Castellón, desde principios de 1937. A partir de abril de 1938 allí también se ubicaba la Base de la 70ª División, se reorganizaron la 49ª y la 132 Brigadas Mixtas, y además dentro de la localidad había un polvorín. En el caso de Ares del Maestre, debido a la cercanía del frente de Vilafranca del Cid, se ubicó el puesto de mando (PC) de un batallón de la 83ª BM, y el de la 132ª BM en el propio Ayuntamiento, así como la Base de Intendencia de esta última brigada, añadiendo que también funcionaba un hospital.

5 – Una acción coordinada

El documental miente al presentar las acciones de la aviación alemana como operaciones aisladas y a espaldas del mando militar español. La colaboración de la Legión Cóndor en la batalla estaba perfectamente orquestada por parte del Estado Mayor del Cuerpo de Ejército de Galicia. Durante los días previos a la ofensiva (16 y 18 de mayo, y, sobre todo, el día 28), los aparatos del Grupo A/88 de reconocimiento efectuaron reportajes fotográficos de la primera línea de combate, de la retaguardia próxima y de la profunda. En los tres días de ruptura del frente las órdenes de colaboración fueron explícitas y tenían como objetivos las poblaciones de los cuatro pueblos que aparecen en el Informe RL 35/34 que estaban en la retaguardia próxima. Siguiendo el Plan Estratégico Aéreo Global, se bombardeó la primera línea de contacto para ablandar las defensas republicanas, también la retaguardia próxima (los pueblos que salen en el documental) para dificultar la llegada de las primeras reservas y dificultar el retroceso de las primeras tropas de combate y, por último, la retaguardia profunda (Castellón) para evitar que se mandaran tropas al frente desde las Bases divisionarias ubicadas al sur de la provincia. En total, el día 28 de mayo se pusieron en vuelo 146 aparatos de bombardeo y se lanzaron más de 180 toneladas de bombas. Según el documental, solo actuaron tres Ju 87 Stuka.

6 – Antony Beevor como coartada

Para darle una pátina de respetabilidad a su teoría, los autores del documental entrevistan al historiador Antony Beevor, autor del libro justamente aclamado «La Guerra Civil en España» (Crítica). Del británico sacan lo de que la utilización de los Ju 87 Stuka fue un «experimento psicológico». Tan importante debió ser lo que ocurrió en El Maestrazgo que, en un libro de 682 páginas (902 si tenemos en cuenta las adendas) y con 99 fotos, el historiador le dedica al tema un párrafo en las conclusiones y ni una sola imagen. En realidad, Beevor cita los cuatro pueblos de Castellón porque aparecen en el famoso documento BA-MA, RL 35/34, pero explica que hubo más localidades atacadas por los aviones Stuka, algo sobre lo que el documental también pasa de puntillas. Un dato curioso es que el inglés se equivoca y sitúa los hechos en el frente en Aragón.

7 – La piedra de toque del documental

¿Por qué los autores cambian las fechas y eliminan algunos pueblos de la historia? La razón es el famoso documento BA-MA, RL 35/34 (código bajo el que está clasificado en el Archivo Militar de Friburgo) o «Informe Fugger». Fue realizado por el comandante Leopold Fugger en julio de 1938 y consta de 67 páginas y 66 fotografías de Albocàsser, Benassal, Ares de Maestre y Villar de Canes tomadas entre el 18 y el 31 de mayo de 1938. El documental pretende que el espectador crea que es la prueba del inexistente experimento secreto nazi, y por eso manipula la fechas y los lugares de los ataques: para hacerlos encajar con este informe absolutamente rutinario y sin especial importancia, plagado de errores en las dataciones. Además, no tiene nada de novedoso, al contrario de lo que apunta el documental, sino que se conoce desde que los historiadores alemanes Hans Ring y Karl Ries lo utilizaron para su libro «Legion Cóndor 1936-1939». Eine ilustrierte Dokementation, publicado en 1980.

8 – Los Ju 87, ni prototipos ni secretos

Para insistir en el carácter excepcional de los hechos que describe, el documental asegura que los Ju 87 A Stuka que bombardearon el Maestrazgo eran prototipos secretos. Falso, eran modelos de producción de serie como los que recibió el grupo Stukageschwader 163 «Immelmann» de la Luftwaffe. La afirmación de que eran prototipos demuestra un gran desconocimiento: en ese caso no hubieran llevado la letra «A» (Serie A) sino la «V» (Versuch: ensayo, experimento). No tiene ningún misterio, en contra de lo que dice el documental, que llegaran desmontados y en cajas: el material bélico de ambos bandos solía llegar por mar y se montaba en España. De hecho, en marzo de 1938 esta aeronave apareció en las portadas de las revistas alemanas «Flugsport» y «Die Wehrmacht», que ya decían que podían lanzar bombas de 500 kilos, pero las primeras noticias sobre el Ju 87 datan de 1936 (cuando un prototipo sufrió un accidente) y en diciembre de 1937 ya se había informado de que estaba probándose con el motor Jumo 211 (el que montaría el modelo B).

9 – Fabricando Stukas en serie

El documental pretende hacer creer que tras el éxito del «experimento», la Luftwaffe se lanzó a la fabricación en serie del Ju 87. Falso con una pizca de verdad. En marzo de 1938 se produjo la anexión de Austria (Anschluss), en septiembre le llegará el turno a los Sudetes, y en marzo de 1939 al resto de Checoslovaquia. Además, de contar con más recursos, Hitler se sentía cada vez menos atado por el Tratado de Versalles que le impedía tener una fuerza aérea y la producción se dispara. Esto se ve reflejado en un dato: en 1934, la industria aérea alemana tenía 16.870 trabajadores que a finales de 1938 ya eran 204.100. En el caso de Ju 87 Stuka, el modelo que se fabricará en masa será el «B» y no al «A» (el que participó en la Batalla de Levante), que se desarrolló en Alemania a partir de los prototipo V6 a V9. El primero de estos ya estaba operativo en junio de 1937, de manera que el B-0 voló por primera vez el 18 de febrero de 1938 en Rechlin (Alemania), meses antes del pretendido «experimento». Los bombardeos del Maestrazgo no tuvieron absolutamente ninguna consecuencia en la planificación militar del Tercer Reich.

10 – El mito de las bombas de 500 kilos

Para hacer creer al espectador en la existencia del «experimento», el documental presenta como algo novedoso la utilización de bombas de 500 kilos por parte de los Stukas. El documental hacen expresa mención a un manual original del avión Ju 87, depositado en Friburgo (RL 3/7886), donde se ve que están diseñados para soportar únicamente una bomba de 250 kilos. Los directores obvian que a medida que el aparato evolucionaba se redactaban nuevos manuales y este es el caso del L. Dv. 576/2, denominado «Entwurf einer Bedienungsvorschrift für Bombenaussuestung» (Proyecto de instrucciones de funcionamiento para la prueba de bombas), donde se especifica que el Ju 87 modelo A-1 podía lanzar bombas de 250 y 500 kg. El manual muestra, incluso, el nuevo acople para la bomba de 500 kilos que está fechado en octubre de 1937. Pero además, entre el 18 de febrero y el 18 de mayo, los Ju 87 Stuka actuaron 16 días, llevando a cabo 28 servicios: en total lanzaron 46 bombas de media tonelada y solo 32 de un cuarto de tonelada. Es decir, lo habitual –y no la excepción– era que utilizaran bombas de 500 kilos.

FUENTE

https://www.larazon.es/cultura/desmontando-el-experimento-stuka-JA21656924

Prueba también con

33 años después, Corea cree haber encontrado al asesino en serie que inspiró Memories of Murder

La policía surcoreana está muy cerca de resarcirse de la peor mancha en su historial: podrían haber ...