Breves
Inicio / Artículos / ¿Dónde está el ‘Gran Danés’? El barco fantasma que jamás fue encontrado

¿Dónde está el ‘Gran Danés’? El barco fantasma que jamás fue encontrado

 

Parecía un viaje más para el Kobenhavn: de Dinarmarca con escala en Buenos Aires, para llegar a Australia y, de vuelta, a Europa… pero solo pudo cumplir una parte de su trayecto

Todo va bien“: ese es el último mensaje de radio que el Kobenhavn emitió un frío 21 de diciembre de 1928, una comunicación dirigida al barco de vapor noruego William Blumer que navegaba a escasas millas de su posición y al que le indicó expresamente que se encontraba a 900 millas de Tristán de Acuña, una dependencia de la isla de Santa Elena en el Atlántico Sur. Hoy, noventa años después, sigue sin tenerse ninguna noticia de qué paso con la embarcación.

Aquella bricbarca danesa fue construida en 1921 con el objetivo de ser un barco de entrenamiento naval. En su momento, el ‘Gran Danés‘, como era conocido, pasó a ser la embarcación de vela más grande del mundo: medía más de 130 metros de largo y sus cinco mástiles tenían 20 metros de altura, convirtiéndose en un verdadero monstruo de mar. Sin duda, un mastodonte de agua que muchos de los cadetes que querían sacarse la licencia de oficial querían visitar.

En sus primeros siete años de vida, el ‘Gran Danés’ hizo nueve largos viajes, en los que visitó todos los continentes, además de realizar dos circunnavegaciones. Su imagen con las velas desplegadas en medio del océano y su talla del obispo Absalon como mascarón de proa le hacían tener una presencia imponente, por lo que todos los jóvenes aprendices deseaban hacerse a la mar sobre él. Muchos consideraban un regalo aquel viaje que comenzó el 21 de septiembre de 1928. Pero no lo era.

Aquel barco partiría de Jutlandia del Norte (Dinamarca) y su objetivo era llegar a Buenos Aires (Argentina) cargado de bolsas de cemento. Efectivamente, se trataba de un barco para enseñar a los cadetes, pero aprovechaban esos viajes para hacer transportes y, de paso, recuperar económicamente parte de la inversión realizada en su construcción. Desde Argentina, llegaría a Melbourne (Australia), donde cargarían trigo hasta regresar a Dinamarca.

En aquel viaje, 79 personas iban a bordo: 17 marineros y 62 cadetes, conHans Ferdinand Anderson como capitán. El barco partió en la fecha esperada y, casi dos meses después, el 17 de noviembre de 1928, llegó a Buenos Aires. Sin embargo, en Argentina surgió el primer problema: el barco estuvo casi un mes parado al no encontrar ninguna carga que transportar a Australia, por lo que el 14 de diciembre, el capitán decidió partir sin llevar ningún material en sus bodegas.

La idea era llegar a Australia 45 días después de partir de Buenos Aires, a finales de enero de 1929. Sin embargo, el 21 de diciembre iba a cambiar la vida de todos los que se encontraban a bordo: tras comunicarse con el William Blumer, un barco de vapor noruego que se encontraba cerca, les indicó que se encontraban a 900 millas de Tristán de Acuña y que la navegación estaba en orden. Horas más tarde, ese barco intentó contactar de nuevo con el Kobenhavn, pero ya no obtuvo respuesta.

¿Dónde está el Kobenhavn?

En principio, no se le dio más importancia, pero cuando acabó el mes de enero y el ‘Gran Danés’ no había llegado aún a Australia, saltaron todas las alarmas. ¿Qué había pasado con el KobenhavnDinamarca mandó en su busca un barco a motor, el México, hasta Tristán de Acuña, pero no encontraron ni rastro: lo máximo que hallaron, declaraciones de algunos habitantes explicando que habían visto un barco de similares características con su trinquete roto, pero que no intentó llegar a la isla.

Durante meses, no se encontró un solo rastro del barco, e incluso la Royal Navy británica se unió a la búsqueda, pero con nulos resultados. Las primeras noticias del Kobenhavn surgieron dos años después, en 1931, pero sin ninguna solidez cientifica: varios grupos de pescadores aseguraron haber visto un ‘barco fantasma’ durante diferentes temporales, todos ellos sin conexión entre sí y asegurando que se trataba del famoso barco desaparecido años antes.

La única evidencia real que se encontró fue en 1934. Fue en la isla Bouvet, donde se halló el diario de un cadete en el interior de una botella, en el que aseguraba que el Kobenhavn había chocado con un iceberg y que los integramntes habían tenido que abandonar la nave en botes salvavidas. Sin embargo, la teoría del iceberg genera dudas entre los expertos: un barco tan grande contaba con 25 trabajadores por turno, por lo que se antoja difícil que no avistaran un enorme bloque de hielo.

La teoría más plausible tiene que ver con un ciclón o un maremoto. Es decir, una catástrofe natural que sacudiera al barco y, al no estar lastrado por cargamento, volcara e inutilizara el uso de los botes. Sea como fuere, se cumplen 90 años de la desaparición del Kobenhavn, el mayor barco de velas que jamás navegó los mares y del que, a día de hoy, nadie sabe qué pasó: ni con la embarcación, ni con las 79 personas que viajaban en su interior.

FUENTE

https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2018-12-19/barco-fantasma-desaparicion-kobenhavn-gran-danes_1714174/

Prueba también con

Cecilia, la criada para todo de Manuel hasta que acabó con él de 12 planchazos

Asesinas con historia (II). El crimen conmocionó Madrid. La avaricia y el ajusticiamiento social de ...