Breves
Inicio / Artículos / Templarios de José Manuel Morales

Templarios de José Manuel Morales

Templarios
Claves ocultas en catedrales góticas, vírgenes negras y la búsqueda del Santo Grial en España

Templarios de José Manuel Morales es un relato en primera persona que sorprende a cada página, el autor emprende una increíble búsqueda tras los símbolos que estos enigmáticos caballeros dejaron hace siglos en iglesias y monumentos. Un viaje repleto de giros inesperados durante el que podrás descubrir las huellas del Santo Grial en España, claves escondidas en el Camino de Santiago y multitud de revelaciones que podrían llevarnos a reescribir la Historia.

José Manuel Morales (Córdoba, 1981) es licenciado en Administración y Dirección de Empresas. Es colaborador del programa «Cuarto Milenio» de Cuatro y ha escrito artículos para revistas como Año/Cero, Enigmas, Más Allá de la Ciencia e Historia de Iberia Vieja. Dirige y presenta su propio espacio televisivo en «Córdoba Misteriosa TV». Es autor de dos ensayos, ambos de Editorial Almuzara.

Editorial: Ediciones Luciérnaga
Temática:
Esoterismo
Colección: ENIGMAS Y CONSPIRACIONES

La Orden de los Pobres Compañeros de Cristo y del Templo de Salomón (en latín: Pauperes Commilitones Christi Templique Salomonici), también llamada la Orden del Temple, cuyos miembros son conocidos como caballeros templarios, fue una de las más poderosas órdenes militares cristianas de la Edad Media.4 5 Se mantuvo activa durante algo menos de dos siglos. Fue fundada en 1118 o 1119 por nueve caballeros franceses liderados por Hugo de Payns tras la Primera Cruzada. Su propósito original era proteger las vidas de los cristianos que peregrinaban a Jerusalén tras su conquista. La orden fue reconocida por el patriarca latino de Jerusalén Garmond de Picquigny, que le impuso como regla la de los canónigos agustinos del Santo Sepulcro.

Aprobada oficialmente por la Iglesia católica en 1129, durante el Concilio de Troyes (celebrado en la catedral de la misma ciudad), la Orden del Temple creció rápidamente en tamaño y poder. Los caballeros templarios tenían como distintivo un manto blanco con una cruz paté roja dibujada en él. Militarmente, sus miembros se encontraban entre las unidades mejor entrenadas que participaron en las Cruzadas.6 Los miembros no combatientes de la orden gestionaron una compleja estructura económica dentro del mundo cristiano. Crearon, incluso, nuevas técnicas financieras que constituyen una forma primitiva del moderno banco.7 8 La orden, además, edificó una serie de fortificaciones por todo el mar Mediterráneo y Tierra Santa.

El éxito de los templarios se vincula estrechamente a las Cruzadas. La pérdida de Tierra Santa derivó en la desaparición de los apoyos a la orden. Además, los rumores generados en torno a la secreta ceremonia de iniciación de los templarios crearon una gran desconfianza. Felipe IV de Francia, fuertemente endeudado con la orden y atemorizado por su creciente poder, comenzó a presionar al papa Clemente V con el objeto de que tomara medidas contra sus integrantes. En 1307, un gran número de templarios fueron apresados, inducidos a confesar bajo tortura y quemados en la hoguera.9 En 1312, Clemente V cedió a las presiones de Felipe IV y disolvió la orden. Su abrupta erradicación dio lugar a especulaciones y leyendas que han mantenido vivo hasta nuestros días el nombre de los caballeros templarios.

Prueba también con

El Santuario de la Tierra de Sixto Paz

El Santuario de la Tierra de Sixto Paz. En este libro Sixto Paz, su vigésimo, ...