Breves
Inicio / Artículos / Los vikingos pudieron llegar mucho más lejos en América del Norte

Los vikingos pudieron llegar mucho más lejos en América del Norte

drakkar-barco-vikingo

Imágenes de satélite revelan un segundo asentamiento en Terranova que se encuentra a 640 km hacia el oeste del único conocido hasta la fecha

Un nuevo descubrimiento ha puesto de manifiesto que los vikingos puedieron haber viajado cientos de kilómetros más lejos en América del Norte que se pensaba. Es sabido que llegaron al extremo oriental del continente hace más de 1.000 años, pero la magnitud de su exploración ha seguido siendo un misterio.

Guíado por imágenes de satélite, un equipo científico dirigido por la arqueóloga espacial Sarah Parcak ha descubierto vestigios del segundo asentamiento vikingo conocido en América en un promontorio en Point Rosee, en el extremo occidental de la isla de Terranova (Canadá).

En 1960, un sitio en la punta más septentrional de Terranova en Canadá, L’Anse aux Meadows, fue reconocido por los arqueólogos como un asentamiento vikingo. El mundo se despertó con la noticia de que los vikingos habían llegado a América del Norte antes que los otros europeos. Pero ningún otro sitio fue identificado posteriormente, y la búsqueda se estancó. Hasta ahora.

Sarah Parcak utiliza imágenes de satélite para buscar irregularidades en el suelo, potencialmente causadas por estructuras artificiales que se encuentran debajo. Con anterioridad, ha utilizado esta técnica para encontrar yacimientos antiguos en Egipto y, en especial, la ubicación del gran faro en Portus cerca de Roma y varios otros edificios.

En el caso de los vikingos, esta clase de descubrimientos se complica porque sus construcciones eran preferentemente de madera y han desaparecido. Pero dejaron huella en el terreno, informa la BBC.

El equipo escaneó con ese propósito las imágenes de satélite de toda la costa este de Estados Unidos y zonas en Canadá. Varios emplazamientos ofrecían posibilidades pero al final se optó por un promontorio, en la punta muy occidental de Terranova, 650 kilómetros más al sur y oeste que el único emplazamiento vikingo conocido en América del Norte.

Daba a dos bahías, ofreciendo protección a los buques de cualquier dirección del viento. Parcak vio rarezas en el suelo que destacaban patrones y decoloraciones que sugerían estructuras artificiales, hechas por el hombre, posiblemente incluso casas comunales.

Secretos vikingos
Parcak pasó dos semanas con su equipo en la zona. En la excavación apareció una roca ennegrecida, testigo de temperaturas intensas. Bajo ella había trozos de carbón mezclado con hierro, que se creen vestigios de una antigua forja. Rozando la chimenea apareció una pared de césped del tipo construido por los colonos vikingos en el Atlántico Norte.

“Estoy absolutamente encantada,” dice Parcak. “Por lo general, en la arqueología, sólo se consigue escribir una nota al pie de página en los libros de historia, pero lo que parece encontrarse en Punta Rosee puede ser el comienzo de un capítulo completamente nuevo”, ha explicado.

“Este nuevo sitio podría desvelar más secretos sobre los vikingos, si fueron los primeros europeos en ‘ocupar’ brevemente América del Norte, y revelan que se atrevieron a explorar mucho más lejos en el Nuevo Mundo de lo que pensábamos”, ha concluido.

Fuente: ABC

Prueba también con

El Santuario de la Tierra de Sixto Paz

El Santuario de la Tierra de Sixto Paz. En este libro Sixto Paz, su vigésimo, ...