Breves
Inicio / Artículos / 1979: OVNI EN LAS CURVAS DE TÓRTOLA DE HENARES, por ANGEL ARROYO

1979: OVNI EN LAS CURVAS DE TÓRTOLA DE HENARES, por ANGEL ARROYO

1979: OVNI EN LAS CURVAS DE TÓRTOLA DE HENARES

foto_google_maps_carretera

Gracias al trabajo del investigador Alfredo Salvador, del grupo “Colectivo ovni de Madrid” conocemos uno de los avistamientos ovni más espectaculares de la provincia de Guadalajara. Junto con sus compañeros J.A.Campaña, Enrique de Vicente y Gloria Ibañez, que visitaron in situ el lugar del suceso, lograron localizar al testigo principal del suceso. Fruto de ello fueron una aparición radiofónica y un artículo en el número 6 de la ya desaparecida revista “Contactos extraterrestres”.

2 de Diciembre de 1979. Las nueve de la noche. Rafael Martinez , su mujer y sus tres hijos salieron del pueblo de Valdearenas con destino a Madrid. El hijo mayor, de 18 años, intentaba escuchar en la radio las noticias deportivas de la jornada, pero desde que comenzaron la ruta (la actual carretera CM-1003), unas molestas interferencias tapaban la emision radiofonica.

El padre conducia por la carretera algo molesto y deslumbrado a veces porque tras de ellos habia un taxi que iba con las luces largas permamentemente ya que tenia una bombilla de cruce estropeada. También se fijó en unas extrañas bolas de fuego redondas en las laderas a la altura del repetidor de Torija.

Tras dejar atrás Tórtola de Henares, en las primeras curvas que conducen hacia la N-II, en la radio sólo se oia un fuerte silbido que no permitía oir ninguna emisora. En un cambio de rasante se toparon con dos focos blancos parados en el aire, a unos 80 metros de altura, fijos en el cielo, a unos 40 metros de ellos, que llamaron la atención de toda la familia. Intrigados, pararon en el arcen para ver mejor las extrañas luces. También paró el taxi que iba detrás de ellos durante todo el recorrido.

Emitia un ruido de un siseo o silbido. Las luces se fueron acercando, y cuando estuvo encima de ellos pudieron distinguir su forma. Su parte inferior era una plataforma cuadrada, de unos 25 metros de lado, con una especie de tartera, un pequeño cilindro, en su centro, de la que salian unos nervios arqueados que terminaban en las cuatro esquinas. Las dos luces que vieron en un principio estaban ubicadas en dos de sus esquinas, y dentro del pequeño cilindro central habia dos luces intermitentes. No pudieron divisar lo que habia en la parte superior de la plataforma.

Ese aparato se fue desplazando por la vega del Henares, en direccion al pueblo cercano de Fontanar. Iba perdiendo altura y se iba ciñiendo al terreno.

Todos los testigos estaban muy impresionados por lo que acababan de ver. Se subieron de nuevo a los coches y reaunudaron su marcha, sobre todo el taxista que salió a toda velocidad de alli.

Al poco, el chico mayor, que no habia perdido de vista el objeto, avisó de que estaba dando la vuelta e iba hacia ellos. Ahora no eran dos, sino cuatro los focos de luz blanca, cada uno en los vertices de la plataforma cuadrada, y su luz convergia en un solo punto muy luminoso. Se desplazaba a ras de suelo, a unos 60 u 80 kms/hora, y tardó unos 5 minutos en darles alcance.

Parados de nuevo en el arcen, al igual que otros coches que iban llegando por la carretera. Cuando pasó por encima de ellos lo hizo a unos 15 metros de altura. Volvió a girar en el aire, y se alejó hasta parecer una gran estrella, aparentemente a la altura del pantano del Vado.

Entonces, cuando habia unos 8 coches parados, todos los testigos vieron un baile de luces. A los costados de la luz, ya a lo lejos, se formaron unas “lágrimas brillantes”, que aumentaban y disminuian su intensidad, subian y bajaban, iban de derecha e izquierda, y al reves, todas al unísono, pero sin una secuencia de movimientos fija.

Estuvieron parados viendo el fenómeno hasta las 10 y media de la noche, cuando retomaron el camino de vuelta hacia Madrid.

Al dia siguiente, Rafael Martinez hizo una reproducción en plastilina de lo que vieron la noche anterior, y toda la familia lo reconoció inmediatamente.

ovni tortola Gloria_ibañez

Gracias a este articulo publicado por Alfredo Salvador conocemos una primera versión de lo ocurrido aquel dia. Muchos años después tuvimos ocasión de localizar a uno de los entonces hijos pequeños de Rafael que iba en el asiento de atrás, y que su padre ya habia fallecido, y que corroboraba lo que habia contado años atrás.

Afortunadamente, tenemos la descripción de otro testigo: Asun, una de las entonces niñas que iba en el taxi con las luces de cruce estropeadas. Se puso en contacto con nosotros a través de la dirección de correo de la web guadalajaramisteriosa.es, y nos contaba lo siguiente:

Este caso sucedió en el puente del 8 de Diciembre, lo recuerdo perfectamente porque era mi cumpleaños, nosotros vivimos en el sur de Madrid, veníamos de un pueblecito más allá de Atienza, en aquellos tiempos se oían por la radio muchos casos de ovnis y yo, que era una niña entonces, deseaba ver un ovni y mira por dónde en aquella ocasión lo ví .

Era muy de noche y había luna llena, íbamos en un taxi que conducía un amigo de mi padre, y en la parte de atrás iba mi madre con mi hermano encima de su regazo, mi hermano tendría 3 años, y yo 10.

En un momento dado, antes de llegar a dicho pueblo (Tórtola de Henares) miré al cielo hacía mi izquierda y había luna llena, de esas veces que está muy blanca la luna y muy grande, y al lado había otra luna igual, solo que más grande, yo no dije nada por si me decían que estaba tonta o algo por el estilo, así estuve viéndolo hasta que llegamos a dicho pueblo, lo cruzamos, (la carretera pasa por en medio) y cuando ya habíamos pasado el pueblo yo seguía viéndolo.

La carretera estaba solitaria, de pronto, mi padre lo vió, empezó a decirle a su amigo “mira, mira, ´¿qué es eso?, pero ¿lo has visto bien?” el conductor paró y vimos que de repente la luz empezó a moverse y se paró. En ese momento el hombre que conducía arranco de nuevo y continúo el camino, quería llegar cuanto antes a la nacional ya que quedaba muy cerquita.

De pronto vimos que se dirigía hacia nosotros, yo estaba muerta de miedo, de repente nos encontramos varios coches parados en la carretera, y personas que, iban en ellos, estaban fuera mirando la luz, nos dijeron que apagaramos las luces y así lo hizo el conductor.

Mi padre y su amigo se bajaron del coche, mi madre nos abrazó a mi hermano y a mí, y empezó a rezar, mi obsesión era que mi padre se metiera en el coche porque pensaba que le iban a hacer algo. Esa luz tan inmensa se puso encima de nosotros, estuvo un buen rato, pero no hacía nada de ruido, no se oía nada a pesar de que la teníamos a solo unos metros, estaba muy baja, en el centro tenía como un circulo que hacía como si fuera un juego de luces.

En un momento dado se dirigió hacía nuestra derecha, parecía que se iba y los coches que estaban parados en la carretera aprovecharon para irse, pero en el momento en que se encendieron las luces de los coches, el objeto volvía, así que paramos y apagamos las luces.

Al rato volvió a irse hacia la derecha, y de repente desapareció como si el cielo se lo hubiera tragado, fue muy extraño. Enseguida los coches arrancaron y en un momentillo llegamos a la nacional y ahí yo ya empecé a sentirme más segura.

Curioso fue, que unos días después pusimos la radio y estaba hablando el hombre del coche que estaba delante, y al contar el caso nos estaba describiendo a nosotros, es decir, estaba diciendo que detrás de él llegó un taxi de Madrid, y que atrás iba una señora con dos niños y que la niña estaba muy asustada.

Hay unas minimas diferencias en ambos relatos, como el dia del suceso. Rafael afirmaba que fue el domingo dia 2, y Asun recuerda que era el sabado dia 8, el de su cumpleaños. Me inclino a pensar que fue el domingo 2 cuando ocurrío, ya que el 3 de diciembre era luna llena, y que el hijo de Rafael intentaba escuchar las retransmisiones deportivas, que por entonces se hacian los domingos por la tarde.

Rafael nos cuenta que vió unas esferas de fuego en unas laderas cercanas, y Asun una gran luna, al lado de la verdadera, y algo más grande que ésta, como dos lunas llenas, una al lado de otra.

Asun estaba muerta de miedo, y cerraba y abría los ojos. No logró reconocer la forma cuadrada de la plataforma, pero sí distinguió un juego de luces que tenia en el centro, justo donde Rafael nos dice que habia un pequeño cilindro con luces intermitentes.

Ambos relatos son asombrosos. Es muy dificil haber podido contactar con dos testigos distintos de un avistamiento despues de que hayan pasado tantos años. Sin embargo, en ese año de 1979, la presencia del fenómeno ovni fue muy acusada, sobre todo en los alrededores de la carretera CM-101, desde Guadalajara hasta Tamajón. Cerca de una docena de avistamientos que quedaron reflejados en la prensa local, son el testimonio de que algo extraordinario sucedió en la provincia de Guadalajara.

Nota: Gracias a Google Maps, podemos ubicar en un mapa el lugar del suceso:

mapa_carreteras_tortola

Angel Arroyo
http://www.guadalajaramisteriosa.es/

 

Para conocer más al autor:

Prueba también con

Templarios de José Manuel Morales

Templarios Claves ocultas en catedrales góticas, vírgenes negras y la búsqueda del Santo Grial en ...