Breves
Inicio / Artículos / EL LADO OSCURO DE LA MENTE, por MANUEL BERROCAL

EL LADO OSCURO DE LA MENTE, por MANUEL BERROCAL

EL LADO OSCURO DE LA MENTE

Comentarios al libro: Barcelona 1912: El caso de Enriqueta Martí
Autor: Jordi Corominas
Editorial Silex Ediciones
Madrid 2014

Manuel Berrocal 7

 

En la pasada feria del libro de Madrid encontré éste título que llevaba cierto tiempo buscando y del que hoy os voy a comentar alguna cosita. Aunque sabia de su existencia no había conseguido encontrarlo en ninguna librería de las grandes de Madrid y alguna librería pequeña, que se ofrecieron muy amablemente a buscarlo, no pudieron conseguirlo, sin duda este es uno de los grandes misterios del mundo editorial, como funcionan, o no funcionan, las distribuidoras de éste país.

Sin duda alguna el libro de José Corominas no será conocido, la razón no es que no sea el trabajo más completo que se ha escrito, hasta ahora, sobre la figura de Enriqueta Martí, la mal llamada Vampira de Barcelona; ni tampoco que no sea un libro escrito sin una capacidad narrativa capaz de atraparte, aunque sea un ensayo; o que sea un libro de tal volumen que nos tire para atrás a la hora de enfrentarnos a él, sus 286 páginas nos acercan lo justo y necesario a la figura de esta persona incomprensible, documentando sus palabras lo suficiente para entender los recovecos de una historia, la tomemos por donde la tomemos, difícil de entender.

La “mala dona” siempre ha sido una persona que ha llamado mi atención, no por los asesinatos cometidos y su supuesta maldad intrínseca, sino por poder entender que pasaba por esa mente, aunque siempre he tenido problemas para encontrar una documentación mínimamente coherente, pues entre los diferentes autores no hay suficiente ecuanimidad en los datos, varían los niños, los muertos, los lugares,…

Barcelona 1912, el caso de Enriqueta Martí nos acerca a este misterio y en él Jordi Corominas, escritor de novelas, ensayos, teatro, poesía,… se ha enfrentado a una historia y ha encontrado el mismo problema que yo, no existían más datos que la supuesta maldad intrínseca de esta persona, el resto se pierde entre comentarios, diretes y opiniones de periodistas.

Partiendo del análisis social y económico de la época, en Barcelona, nos muestra un mundo de miseria dónde legiones de personas vivían de la mendicidad, mientras la naciente burguesía era capaz de vivir en la mayor opulencia sin control ninguno ya que su dinero lo podía pagar todo. Una diferencia social en la que los pobres podrían plantearse cualquier cosa con tal de sobrevivir. Enriqueta Martí era una de esas personas, no era excesivamente guapa por lo que no servía para puta, aunque ejerció la prostitución, era ignorante y supersticiosa con lo que difícilmente podía organizarse a nivel de un trabajo, sus correspondientes familiares y parejas no se caracterizaron por ser nada en especial, por lo que terminó viviendo de la mendicidad, y para ello el utilizar un niño era la llave para sobrevivir. Independiente de lo que hiciera o no hiciera, que queda claro según la disertación de Corominas y que no doy mas datos porque destriparía el quid del libro, Enriqueta fué una cabeza de turco necesaria para controlar a una población en estado continuo de revolución que un Millán Astray, entonces jefe de policía de Barcelona, que utilizó para echar carne a los lobos, y los lobos fueron los periodistas. En nuestros días diferentes organismos internacionales están considerando que la prensa española es la menos fiable del mundo occidental y sin duda esto ya viene de lejos.

Siempre se ha dicho que la prensa española se rige por una máxima “no dejes que la verdad te estropee una buena historia” y en este caso es una demostración más de ello.

La historia de Enriqueta Martí vendía periódicos desde Barcelona a Andalucía y así los “periodistas” llenaron páginas y páginas con historias e historias, muchas veces sin sentido y sin una base clara, si salía un hueso era un hueso de niño aunque el forense dijera que era de pollo, pero claro eso se decía para evitar que salieran a la luz las atroces actividades de la burguesía catalana y que esta mujer facilitaba con sus artes y ocultaba, una buena idea conspiranoica siempre ayuda para explicar todo lo inexplicable.

Articulo Manuel

Asesina en serie de niños, prostituta, bruja y curandera, alcahueta, proxeneta de niños,… era una historia demasiado morbosa para dejar que la realidad terminara con ella. Que fuera una pobre loca con un problema psiquiátrico nacido de una vida de penalidades, que se dedicara a robar niños para cubrir sus necesidades maternales, había sido madre y había perdido a su hijo, y para dar más pena haciendo la mendicidad, o que incluso muriera por un cáncer de útero y no asesinada por sus compañeras de cárcel, esto no interesaba que se supiera, no se iba a dar a conocer esta historia, pues un porcentaje muy alto de la población española, de la época, se hubieran sentido identificada con ella. Había que vender al monstruo, capaz de matar niños y que en un cierre de historia, moralmente edificante, moriría a manos de sus compañeras de cárcel, la verdad no importaba, no tenía morbo ninguno y menos aún gracia para ser contada.

Desde entonces el interés en mantener esta versión ha hecho que la imagen de Enriqueta Martí se haya repetido una y mil veces rodeada con las mismas mentiras y las mismas falsas atrocidades, el morbo vende y no vamos a terminar con un buen negocio, y los diferentes autores, en un continuo corta y pega, digno de la Wikipedia (que aunque tenga el Premio de la Princesa de Asturias tiene mal puesta la fecha de nacimiento de Enriqueta Martí) ha seguido manteniéndose en su leyenda por encima de la realidad. Los mitos son necesarios y no han de morir, si comprendemos la realidad de Enriqueta que fué el resultado de la ignorancia y la miseria de una época, puede ocurrir que haya personas que pongan en duda la existencia de justicia en esta sociedad.

Por todo esto es por lo que el libro de Jordi Corominas no será conocido, o no se dará a conocer, porque ¿cómo vamos a permitir que la verdad nos destroce la historia de nuestra asesina en serie?. Jordi Corominas ha hecho algo que no podemos admitir él se ha ido a las fuentes a analizar la realidad del caso y se ha encontrado que Enriqueta Martí no era una vampiro, ni nada por el estilo, la “mala dona” no era más que una “pobre dona”.

Tras leer este libro absolutamente aclarador, ya entiendo muchas cosas que no conseguía comprender de su vida. Recuerdo que hace años, en un programa de televisión, me preguntaron sobre Enriqueta Martí, después de contar los tópicos que todo el mundo ha oído una y mil veces (y que por cierto era lo que querían que contara) cerré mis palabras diciendo que Enriqueta era una persona de su época y que sería necesario el estudiarla en el entorno social y económico de principios del siglo XX, para intentar comprender porqué actuó así, lógicamente y como comprendereis, a la hora de emitirlo, me cortaron esta parte, ¡por favor comprender a una asesina en serie!, ¿de qué estaba hablando? y además por mucho que el presentador se empeñó no hable de niños destripados, ni huesos en las paredes, ni cosas por el estilo, vamos que les reventé el morbo que buscaba alcanzar en el programa, y encima como para cerrarlo con esa frase.

Si realmente quieres saber como fué la historia de Enriqueta Martí te recomiendo el libro de Corominas, pero si quieres seguir creyendo en su falsa leyenda de asesina en serie, seguir con las historias de niños destripados y huesos de pollo en calderos, ni se te ocurra pues corres el peligro de que cambies totalmente en tu manera de pensar hacia la Vampira de Barcelona, la asesina del Rabal, la mala dona,…

Manuel Berrocal

Para conocer más al autor de este artículo:

Prueba también con

Templarios de José Manuel Morales

Templarios Claves ocultas en catedrales góticas, vírgenes negras y la búsqueda del Santo Grial en ...