Miércoles , Mayo 24 2017
Breves
Inicio / Artículos / EL SER HUMANO COMO IMAGEN RESUMIDA DEL MUNDO, por Pedro José Martínez

EL SER HUMANO COMO IMAGEN RESUMIDA DEL MUNDO, por Pedro José Martínez

pedrojota
Desde la más remota antigüedad era conocida la imagen ampliada del hombre, como cuerpo, alma y espíritu, en el seno de los Misterios.

Los Centros de Misterios eran equivalentes a las universidades actuales, pero con la diferencia de que los maestros que impartían la enseñanza eran iniciados y los alumnos asumían unas condiciones de vida muy exigentes. (Los iniciados fueron alumnos que lograron una relación consciente con entidades espirituales, debido a su preparación y cualidades morales).

A la par que universidades eran internados (por lo general exclusivamente masculinos), donde se cuidaban todos los aspectos de la vida, desde los ritmos de estudio y descanso hasta la alimentación y el ejercicio de la palabra. Eran muy cercanos a los seminarios de preparación sacerdotal actuales. Es decir que la adquisición de sabiduría suponía un compromiso integral de por vida, además del juramento de secreto que tenían que realizar, (por ejemplo en la antigua Grecia, en Caldea o en Egipto).

Estas normas tan estrictas para nuestra mentalidad actual, suponían una protección del Conocimiento Sagrado (que Descendía de los Cielos), frente a su posible manipulación para servir a fines egoístas…
La enseñanza se impartía de forma oral e incluía muchas prácticas meditativas y de silencio. Solamente los alumnos mas entregados podían realizar la preparación completa.

El conocimiento espiritual moderno recoge esta tradición, comprobándola por medio de la investigación interior, y actualizando sus contenidos. El ser humano se haya conformado por un aspecto material u organismo físico, un aspecto anímico (mundo de las emociones y de los sentimientos), y un aspecto espiritual (relacionado con el autoconocimiento y la conciencia del yo).

Podríamos resumirlos en forma esquemática como pensamiento (espíritu), sentimiento (alma) y actividad exterior (cuerpo).

El vehículo del pensamiento se haya muy relacionado con nuestro sistema nervioso, como soporte de la conciencia que es. La vida anímica se expresa por medio de las fluctuaciones y ritmos de nuestra respiración y circulación sanguínea; mientras que el actuar exterior se haya muy relacionado con los miembros… las piernas, los brazos y las manos. Con ellos nos desplazamos, trabajamos y creamos…

Esta trinidad de organismos y funciones se expresa en nuestra vida material cotidiana en los cuatro Reinos de la naturaleza y los cuatro Elementos tradicionales…

Reinos de la Naturaleza y ser humano

Los Reinos naturales también se hayan contenidos en nosotros en forma de nuestra vida mineral, como funciones del cuerpo físico. En nuestra vida regenerativa, expresada en los procesos vegetales en nosotros, todo el conjunto de funciones que mantienen la vida por medio de la circulación de fluídos y la propia presencia de lo líquido (circulaciones sanguínea, cefalorraquídea, energética…).

En nuestra vida anímica y emocional, por medio de los procesos aéreos del intercambio respiratorio y de la polaridad simpatía-antipatía; apareciendo la vida animal en nosotros, como un primer nivel de conciencia básico, enfocado en el mantenimiento de la vida, la prole y el territorio…

En nuestra vida consciente que se rige por ideales morales o altruistas y busca el Bien por encima de lo cómodo y seguro, (que supera la mera naturaleza heredada en nosotros). Esta es la expresión de lo humano genérico.

La vida autoconsciente y buscadora de los ideales ético-morales es la rectora de nuestra expresión humana, mas genuína y esencial. La vida animal en nosotros, nos mantiene como miembros de una especie, que comparte hábitos de comportamiento, instintos y formas de reaccionar colectivas; que se hayan en su mayor parte en un nivel subconsciente.

La vida vegetativa es el aspecto regenerador en nosotros, que compensa durante el período de descanso nocturno aquel desgaste producido durante la vigilia por nuestra actividad exterior. La vida física o “mineral” en nosotros, se expresa en aquellos elementos mas compactos que sostienen nuestro cuerpo, que nos permiten vivir en la Tierra; me refiero al sistema óseo y la dentadura.

El sistema óseo mantiene la forma humana y le aporta consistencia, además de movilidad y resistencia. Al complementarse con músculos, órganos y piel forma la figura humana, prodigio de belleza y armonía por sus proporciones.

Organismo humano y elementos

Aahora vamos a acercarnos a esta anatomía humana ampliada desde el mundo de los Elementos. Recordemos a los cuatro Elementos clásicos, llamados Tierra, Agua, Aire y Fuego. Todo ser terrestre se haya compuesto de estos cuatro elementos, también el ser humano, que los resume y eleva a una perfección superior.

El elemento Tierra se expresaría en lo sólido, lo mas denso, el reino mineral. En el ser humano lo mas denso es el hueso y el diente. Toda la conformación del esqueleto representa especialmente al elemento Tierra en nosotros.

WikiImages / Pixabay

El siguiente elemento es el Agua. Por agua entendemos todo lo fluído en nuestra composición, todos los líquidos que nos conforman y componen la mayor parte del peso corporal. La sangre, la linfa, el líquido cefalorraquídeo, el líquido intersticial (la grasa)…etc.

El siguiente elemento, por orden de sutilidad, es el Aire. Presente en el proceso respiratorio y en parte de la función renal. Estrechamente relacionado con la dinámica de las emociones y el esfuerzo corporal. En el aire se hayan disueltas las partículas de luz, procedente del sol, conocidas en Oriente como prana.

El cuarto y último elemento, el mas sutil, es el Fuego o calor. Que compenetra a todos los demás y es base de la conciencia. Donde hay un calor autorregulado y constante hay un grado creciente de conciencia. También los pensamientos, sentimientos y acciones positivos crean calor. El centro de este calor es la actividad del corazón.

En la actividad humana del corazón se reúnen el calor orgánico y el calor moral, corazón que comienza a desarrollar en sí un primer nivel de conciencia llamado “pensamiento vivo” por Rudolf Steiner (investigador espiritual, científico y filósofo austriaco, creador de la Antroposofía. 1861 a 1925).

Paralelamente a esta evolución del corazón, en el centro del cerebro aproximadamente, entre las glándulas pineal y pituitaria está comenzando a despuntar un nuevo “corazón”, en el nivel etérico, que concibe pensamientos compenetrados de calor, y que se haya conectado con el corazón que concibe pensamientos. Así cabeza y corazón se reúnen en un nuevo nivel de creatividad de cara al futuro cercano…

La Fuente de este Proceso interior proviene de la Manifestación del Cristo Etérico, es decir de Las Fuerzas Irradiantes de Su actual Presencia desde comienzos del siglo XX en el Mundo etérico que rodea la Tierra.

Por el momento los seres que Le captan son los Ángeles y Elementales; en cuanto a seres humanos, todavía hay muy pocos que lo puedan hacer en forma consciente…

Evolución pasada y perspectivas futuras, del ser humano y de la Tierra

Desde la investigación espiritual del sendero cristiano–rosacruz, aparecen los grandes períodos cósmicos del pasado y se delinea a grandes rasgos el futuro, tanto de la humanidad, de la naturaleza, como del Cosmos…

Hemos atravesado tres grandes Incorporaciones Planetarias y estamos en la cuarta o central de un ciclo de siete. En cada uno de estos Estadios hemos atravesado por los diferentes estados elementales, desde el mas sutil hasta el mas denso actual; creándose al mismo tiempo, los diferentes organismos que conforman al ser humano completo.

El primer Estadio es conocido como Antiguo Saturno, en el que fue Elaborado el elemento calórico por los Seres Creadores (nuestros “Padres en los Cielos” de las escrituras). El segundo Estadio fue el Antiguo Sol, durante el que surge el Aire y la Luz. El tercer Estadio es conocido como la Antigua Luna, etapa durante la que fue elaborado el elemento Agua.

El cuarto Estadio es el nuestro actual, también conocido como Tierra. Durante este se elabora la sustancialidad física, el mayor grado de densidad o condensación material. Hacia el futuro volverá a regir el ritmo inverso, sutilizándose de nuevo la materia, paso a paso, a la par que el ser humano irá creciendo en consciencia.

Durante el Antiguo Saturno fue creada la “semilla” del futuro cuerpo físico. Durante el Antiguo Sol la del futuro cuerpo u organismo etérico-vital. Durante la Antigua Luna la del organismo anímico-astral (vehículo o portador del alma) y durante la actual etapa terrestre está madurando el yo, o núcleo de la autoconciencia humana.

Cada estadio se acompaña con un creciente nivel de conciencia. Así en la etapa de Saturno la conciencia era de un sueño muy profundo (equivalente al estado mineral). En el estado solar ascendió un grado a la conciencia vegetal de sueño profundo. Posteriormente en Antigua Luna ascendió al estado del soñar (conciencia animal), llegando al despertar con la conciencia humana (durante el actual Estado Tierra), gracias a la conquista del yo.

El yo es el aspecto más joven, a la par que evolucionado de los que nos componen. Gracias a él somos ciudadanos del Mundo espiritual, pues los Seres creadores o Dioses, comparten con nosotros la cualidad del yo, aunque elevado a un nivel mas sublime, teniendo la capacidad de crear seres, a Su imagen y semejanza…. (facultad que el hombre desarrollará en un futuro lejano).

Hacia el futuro volveremos a adquirir capacidades que ya tuvimos, pero esta vez conscientes y libres. En el siguiente Estadio Planetario, conocido como Nuevo Jupiter adquiriremos el pensar imaginativo, siendo capaces de ver los pensamientos de los hombres y de los Dioses. Durante el Estadio de Nueva Venus seremos capaces de acoger el Verbo espiritual, es decir, la Palabra interna de los Dioses y de todos los seres. Y durante el Estadio siguiente, el séptimo, llegaremos a la capacidad de experimentar en el seno de otras almas, vivenciaremos un estado de comunión con otros seres, desarrollando los diferentes niveles de la intuición.

Pensar imaginativo, sentir inspirativo y voluntad intuitiva serán nuestros atributos, capacitándonos para nuestra donación suprema, la capacidad creadora de seres.

Apuntes sobre los Reinos Elementales

os reinos de vida más cercanos al hombre están despertando de forma acelerada y quieren comunicarse con nosotros para preparar juntos el futuro. Especialmente la Jerarquía angélica, que desciende al encuentro humano, y los seres elementales que aspiran al reconocimiento y la guía del hombre.

Estas nuevas capacidades son fruto de la actual Manifestación del Misterio de Cristo, su Vuelta en el Mundo etérico, portado por un Ángel, tal y como expliqué anteriormente.

El Cristo es una entidad cósmica que se Une al Devenir de la Tierra por medio del llamado MISTERIO DEL GÓLGOTA, es decir Su muerte y Resurrección en la cruz hace 2000 años en Palestina. Esta Unión vivifica toda la Creación y hace posible el Futuro…

Otro Aspecto de Su unión es la Siembra del futuro Estado solar, al que ascenderá la Tierra (con todos sus seres y habitantes) en un lejano futuro.

En la medida del interés despertado y de las peticiones de l@s asistentes, continuaré desarrollando en próximas charlas y talleres aspectos mas ampliados sobre alguna de las cuestiones hoy esbozadas.

Os dejo mi correo y nº de móvil por si queréis contactar conmigo…

pedrojotamartinez@gmx.es 647 59 03 82

Pedro-José Martinez.

Para conocer más a Pedro José Martínez:

Prueba también con

Guía de la Cataluña mágica por Carlos Mesa

Guía de la Cataluña mágica Es un recorrido por las cuatro provincias de la comunidad ...